17 de diciembre 2018 | 5:00 am

Implementar un nuevo plan energético es una de las prioridades del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. 

Pero así como el nuevo plan incluye nuevos proyectos, también contempla eliminar cualquier rastro de la reforma energética que llevó a cabo su antecesor Enrique Peña Nieto, lo cual se reflejó en su propuesta de Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2019 (PPEF).

La recién llegada administración propuso un recorte de 30% a los recursos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía, dos organismos clave en la implementación de la reforma energética que fue emblema de la administración pasada y que Andrés Manuel quiere revertir.

De acuerdo con el PPEF, la Secretaría de Hacienda propuso un presupuesto de casi 215 millones de pesos para la Comisión Nacional de Hidrocarburos, encargada de la realización de las licitaciones, asignación de ganadores y suscripción de los contratos para las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos. Eso representaría una caída de 28% con respecto a lo aprobado para 2018.

En tanto, para la Comisión Reguladora de Energía propuso 248 millones, un 28% por debajo del presupuesto que tuvo el presente año.

Por el contrario, planetó un aumento de presupuesto de 1000% para la Secretaría de Energía, con 27,229 millones de pesos frente a los 2,470 millones aprobados para este año.

Eso podría confirmar las intenciones del gobierno entrante sobre dar a la Secretaría de Energía un mayor músculo en las decisiones para implementar el nuevo modelo energético de Andrés Manuel López Obrador y restar poder a estos otros organismos independientes.

En octubre, algunos medios reportaron que el partido de Morena presentaría una iniciativa que pretendía quitar autonomía a estos organismos, aunque finalmente no prosperó. Mientras en noviembre, otros columnistas reportaron presiones del gobierno entrante para pedir las renuncias de los titulares de la CNH y la CRE.

Por el lado operativo también hay señales. El gobierno federal canceló las rondas petroleras 3.2 y 3.3 previstas para los primeros meses de 2019 y este mes el presidente dijo que las subastas petroleras se suspenderán al menos por tres años, lo que hace dudar sobre si tienen cabida en la nueva estrategia.

“Entre algunas cosas que hizo la CNH está instrumentar las licitaciones petroleras y coordinar los estudios sismológicos y lo hizo muy bien”

dijo Arturo Carranza asesor en energía del Instituto Nacional de Administración Pública.

Pero “el papel de la CNH a partir de lo que ha dicho el Ejecutivo, se va a disminuir al menos en los primeros tres años”.

En un evento ocurrido en Campeche el sábado pasado, previo a la presentación del Presupuesto 2019, Octavio Romero, director de Pemex, criticó el desempeño de la CNH.

“Uno de los obstáculos que impedían a Pemex desarrollar oportunamente sus campos era y es la sobreregulación de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la agencia de Seguridad, Energía y Ambiente para las autorizaciones de sus planes de desarrollo”, dijo.

Por eso, durante el periodo de transición se logró que las autorizaciones de dichos órganos, que duraban 1,115 días o más de 2.2 años, pasara a solo 50 días.

“(Eso significa que) están traduciendo a la CNH a una agencia de estampado, de poner únicamente firmas de aprobado, sin capacidad de analizar nada”, dijo Gonzalo Monroy, director de la consultoría especializada en el sector energético GMEC.

El nuevo plan

El presidente ha planteado su nueva estrategia basada en tres pilares: producir más petróleo, refinar más (mediante el acondicionamiento de las refinerías existentes y construyendo una nueva) así como rehabilitar también las centrales hidroeléctricas del país.

Para eso, aumentó 18.5% en los recursos de Petróleos Mexicanos, de 12% a la Comisión Federal de Electricidad. De aprobarse la propuesta, el presupuesto de Pemex de 2019 sería el más alto de los últimos cuatro años.

En un evento ocurrido en Campeche el sábado, previo a la presentación del PPEF, Octavio Romero, director de Pemex, dijo que en enero de 2019 el gobierno asignará contratos para explotar de 117 pozos (73 marinos y 44 terrestres).

De acuerdo con Oropeza, el 15 de enero se firmarán los contratos de infraestructura y los de perforación de pozos, el 31 del mismo mes.