13 de mayo 2022 | 5:00 am

La producción de baterías de litio es una actividad que contribuye al calentamiento global y que impacta negativamente al ambiente y a las comunidades, advirtieron especialistas en minerales y el medio ambiente

 La producción de las baterías de litio es sumamente intensiva y generadora de dióxido de carbono y de emisiones que contribuyen al calentamiento del planeta

comentó Agustín Ávila Romero, director general de políticas de cambio climático de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), durante una ponencia sobre el Litio en Latam.

A su vez, producir litio implica explotar agua, pues se requieren grandes cantidades del líquido para poder extraer el mineral, lo que genera graves consecuencias de disponibilidad hídrica en las regiones donde se realiza la actividad.  

Te puede interesar: Litio, lejos de lograr el boom petrolero tras expropiación

México tiene el tercer o cuarto yacimiento más grande del mundo, el cual se ubica en en el estado de Sonora, de acuerdo con Aleida Azamar, especialista en minería y académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). 

“México se ubica en la tercera o cuarta posición en cantidad bruta de carbonato de litio equivalente (LCE), aunque la cantidad no está verificada ni comprobada aún”, mencionó Azamar.

El LCE es el derivado de litio básico utilizado para la producción de baterías. El yacimiento de Sonora, donde hay litio de arcilla, fue encontrado por la empresa Bacanora Lithium, que fue comprada casi en su totalidad por la china Ganfeng Lithium.

El Servicio Geológico de Estados Unidos  (USGS por sus siglas en inglés) calculó que México tiene reservas por 1.7 millones de toneladas de litio al 2021, que lo colocan en la décima posición a nivel mundial.

Sin embargo, Aleida Azamar, aclaró que esos recursos no están probados ni certificados, y no consideran a Sonora.

Según el USGS, el 57% del litio del planeta se encuentra en los salares altoandinos de Argentina, Bolivia y Chile, a su vez 24% del recurso a nivel global está en Bolivia.

Daños irreversibles

Si bien Bacanora Lithium encontró litio en Sonora, aún no lo extrae y al hacerlo podría dañar al medio ambiente. 

Para obtener el litio se hace uso de ácido clorhídrico que genera impacto sobre todo en las comunidades cercanas y en el ambiente, lo cual ya se ve en Argentina y Chile, donde se afectó la calidad del suelo y el aire

mencionó Ávila Romero. 

Respecto a su impacto humano, el proceso de explotación genera polvo de litio que provoca quemaduras semejantes a las de la sosa caústica y su aspiración puede generar irritación en el sistema respiratorio y endema pulmonar, que es una enfermedad causada por acumular líquidos en los pulmones. 

Extraer y procesar el litio implica emisión de gases, de partículas, ruido, vibraciones y montajes e instalaciones en las comunidades donde se extrae. 

Contamina, pero sirve para hacer computadoras y gadgets

Aleida Azamar detalló que para extraer litio se requieren de más de 2,000 toneladas de químicos para procesos productivos y que por cada tonelada de sales de litio se evaporan 2 millones de litros de agua.  

El proceso contamina los depósitos subtérraneos y afecta a todas las especies locales. 

Sin embargo, el litio sirve para hacer baterías de computadoras y gadgets, y su expectativa se centra en la transición hacia la electromovilidad, ya que al 2025, podría haber en el planeta 150 millones de vehículos eléctricos. 

No te pierdas: Reforma a la Ley Minera deja con incertidumbre a la industria en Sonora

A su vez, el litio sirve de uso médico y para elaborar lubricantes y secantes. Hasta ahora, China consume más de la mitad del litio que hay en el planeta. 

Con ello, la demanda de este mineral se calcula que pasará de 160,000 toneladas en el 2030 y hasta 500,000 toneladas en el 2050, según los datos de la Semarnat, aunque el litio es solo uno de los 15 elementos necesarios para la transición energética baja en carbono. 

Déficit previsto

La exigencia mundial del litio superará por mucho la disponibilidad, con un déficit de hasta 156,000 toneladas métricas, lo que responderá a las mejoras en los procesos de producción de las baterías y a la falta de capacidad para aumentar en la misma velocidad el número de proyectos mineros en el mundo. 

Según el Banco Mundial, se requiere que la producción de litio, que fue de 82,000 toneladas métricas en 2020, se incremente hasta 488% en los siguientes años para afrontar la demanda de casi 500,000 toneladas de litio durante las próximas décadas. 

Si bien se podrían encontrar hasta 85 millones de toneladas de litio de forma sencilla en el mundo, extraerlas no lo sería, ya que solo tres empresas en el mundo han demostrado que pueden hacerlo, entre ellas Bacanora Lithium.