fbpx

1 de febrero 2019 | 5:00 am

Petróleos Mexicanos (Pemex) asignó los primeros contratos para el desarrollo de proyectos de perforación terrestre y aguas someras en la Sonda de Campeche, en el Golfo de México, que forman parte de la estrategia de reactivación de la industria petrolera que propone el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El valor de los contratos para el paquete A y B asciende a 4,799 millones de pesos (mdp) más 775,716 millones de dólares (mdd), de acuerdo con el resultado de la Invitación Restringida Electrónica Internacional TLC PEP-IR-O-GCSEYP-085-69189-O085180171 publicado el 25 de enero.

Aunque el artículo 78 de la Ley de Petróleos Mexicanos establece que Pemex puede optar por la invitación restringida para asignar contratos, la utilización de esta vía para adjudicar los proyectos ocasionó críticas hacia el gobierno y la administración de la petrolera mexicana.

“Pemex decidió tomar la vía de la invitación restringida para acelerar el proceso de contratación, ya que una licitación abierta habría tomado al menos seis meses. Y yo creo que al menos durante el primer medio año de este gobierno, esa será la vía que se utilizará para implementar los proyectos petroleros”, advierte Luis Miguel Labardini, socio de la consultora en energía e infraestructura Marcos y Asociados.

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, informó el martes que el contrato de la nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, se asignará bajo una licitación restringida. La funcionaria dijo durante su participación en el evento Energy México que se utilizará este tipo de contratación para garantizar que las empresas participantes estén libres de procesos de investigación por corrupción.

Al aparecer en los contratos para los dos paquetes del primer gran proyecto petrolero de la nueva administración, la empresa más beneficiada es Permaducto, una firma que ganó cuatro licitaciones para la construcción de ductos terrestres y marinos en 2018.

¿Quién es Permaducto?

Permaducto es una compañía de servicios industriales que nació en Monterrey, Nuevo León, a principios de la década de 1960, pero fue hasta la siguiente década cuando estableció su primera planta en la región productiva de Chontalpa, en el municipio tabasqueño de Huimanguillo.

Durante sus primeros años de vida dio servicio a las instalaciones de Pemex en Macaya, Veracruz; Cárdenas, Tabasco; y Macuspana, Tabasco, –de donde es originario López Obrador–, según su página de internet.

La firma ofrece servicios de protección anticorrosiva, instalación de ánodos de aluminio, carga y descarga de productos de almacén, servicios portuarios y fabricación e instalación de estructura y tuberías de proceso.

El año pasado, obtuvo cuatro contratos con Pemex con valor de 1,331 mdp más 151,028 mdd, según una publicación del Diario Oficial de la Federación fechada el 28 de agosto del 2018. Los contratos corresponden a la construcción de cuatro oleogasoductos y cuatro ductos marinos. Dichos contratos fueron asignados a través de concursos abiertos.

Su matriz, una empresa ligada a Pemex

Permaducto es una filial de Grupo Protexa, una empresa fundada en 1945 también en Monterrey que ofrece servicios en las industrias petrolera, energética, automotriz, manufacturera, constructora y de plásticos.

Su director es Fernando Olvera Escalona, quien es miembro del consejo de administración de Arca Continental y de Embotelladoras Arca desde 2001; también fue presidente del consejo de Farmacia Benavides y ha trabajado para Gamesa y John Deere de México, según un perfil elaborado por la consultora InStrategy, en donde pertenece al Consejo Consultivo.

El fundador del grupo fue el empresario regiomontano Humberto Lobo Villarreal, quien inició los trabajos de Protexa con tres oficinistas, cinco obreros, una secretaria y un chofer. Murió en un accidente aéreo el 29 de junio de 1976, junto a su hijo, entonces director de Protexa, Francisco Lobo Morales.

Tras la muerte de su padre, el control de Protexa pasó a manos de su hijo Humberto, un personaje que gracias a su actividad industrial logró entrar en las altas cúpulas políticas del país al grado de que se le consideró un hombre cercano al expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

Durante el sexenio del priista se potencializó el crecimiento de Protexa gracias a que se le encargó la construcción de múltiples obras públicas, detalla Industry Today, una publicación especializada en temas industriales.

“(Protexa) creció junto con Pemex (…) Comenzó sus primeros proyectos de construcción en 1950, cuando comenzó a instalar oleoductos para Pemex. La petrolera mexicana siempre ha sido cliente principal de la división de construcción en tierra”, escribió la revista en un artículo en 2007.

Humberto Lobo murió el 26 de septiembre de 2016, con lo que su hermano Rodrigo asumió el cargo como presidente ejecutivo de la compañía.

Bajo su mando, Protexa acompañará el desarrollo de los proyectos obtenidos por Permaducto, para los cuales la firma se asoció con otros participantes del sector como ESEASA, Perforaciones Marítimas Mexicanas, Arrendadora Sipco, Inversiones Industriales Corporativas, Construcciones y Equipos Latinoamericanos, Promotora Petrolera Regiomontana, Bosnor e Industrial Perforadora de Campeche.