29 de julio 2022 | 5:00 am

Advertisement

Petróleos Mexicanos (Pemex) redujo su deuda de corto plazo, pero hacia el 2023 deberá pagar los vencimientos más altos de los próximos cinco años y un pasivo total que inevitablemente subirá con el aumento de las tasas de interés, coincidieron analistas del sector energético. 

Desde el inicio de la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la deuda de corto plazo de Pemex trazó una tendencia alcista, situación que se revirtió al cierre de la primera mitad del 2022 y que será insuficiente para amortiguar su pasivo total.

Con el inicio del alza en las tasas de interés en México y a nivel internacional, la deuda de Pemex va a aumentar porque más de 70% está en dólares. Se está haciendo más complejo manejarla

comentó Arturo Carranza, analista del sector energético.

No dejes de leer: Fed ‘le pone’ la mesa a Banxico para subir 75 pb por segunda ocasión 

La deuda financiera total de Pemex ascendió a 2.16 billones de pesos en el periodo abril-junio del 2022. El 80.5% (1.74 billones) fue de largo plazo y 19.5% (421,304 millones) de corto plazo, según los datos de la empresa. 

Niveles abrumadores

Carranza expuso que los niveles de producción de petróleo de la empresa del Estado no han crecido y “por eso hay que irse con cuidado; la deuda financiera de Pemex está en niveles abrumadores”. 

El saldo de la deuda nominal fue de 108,093 millones de dólares, lo que significó una reducción de 4% respecto al cierre del 2021 y un nivel muy complicado de manejar en términos financieros, detalló el analista al referir el reporte de la paraestatal

Te puede interesar: Gas Bienestar, precios al alza y sin poner fin al “huachicoleo”

Por su parte, Raymundo Tenorio, profesor del Tecnológico de Monterrey, aseguró que es un asunto de coyuntura que incrementen los ingresos de todas las petroleras, ya que la materia prima (el petróleo) que comercializan los exportadores de crudo se vende al doble de lo que se vendía hace un año. 

Si los derivados refinados derivados del petróleo también están aumentando de precio, como consecuencia del aumento de la materia prima, mejoran los ingresos

destacó. 

La deuda de largo plazo de Pemex se contrajo 2.1% anual por segundo trimestre consecutivo, mienas que la deuda de corto plazo bajó 16.3% anual en el primer trimestre del 2022, luego de tres años seguidos con alzas: 67.1% en el 2019, 12.4% en el 2020 y 60.3% en el 2021.

La deuda de corto plazo pasó de 167,102 millones de pesos al cierre del segundo trimestre del 2018 a 421,304 millones en igual periodo del 2022, lo que representó un crecimiento de 152.1%.

En ese periodo, la deuda de largo plazo bajó 8.6% ya que redujo de 1.90 billones a 1.74 billones de pesos.

Evaluación cosmética

El jueves pasado, Pemex reportó dos trimestres de utilidad neta y un aumento de 88.6% anual en sus ingresos, debido al incremento del precio del petróleo y del gas natural, lo que ha favorecido la rentabilidad de todas las petroleras alrededor del mundo. 

No te pierdas: Pemex reporta utilidad neta de más de 130,000 millones de pesos en el segundo trimestre del 2022

Para Tenorio, la utilidad y los ingresos que Pemex presentó en el segundo trimestre del 2022 corresponden a una evaluación cosmética de la empresa, ya que los pasivos duplican el valor de los activos líquidos de Pemex y no resisten la prueba de la eficiencia financiera.

Aún con presiones financieras, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) otorgó a Pemex 1,250 millones de dólares para ampliar el presupuesto de la refinería de Dos Bocas que ya estaba en el presupuesto de Pemex.

Puedes leer: Dos Bocas: una quimera que no le dará la soberanía energética a México

El especialista detalló en los 3 años y ocho meses que lleva la administración de AMLO se le han entregado a Pemex 21,000 millones de dólares entre absorción de deudas, aportaciones voluntarias y financiamiento para Dos Bocas. 

Por : Jessika Becerra y Rodrigo A. Rosales