deuda Pemex

2 de marzo 2021 | 1:56 pm

Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció que dejará de contratar los servicios de la calificadora Fitch Ratings, que en abril pasado recortó dos veces la calificación crediticia de la petrolera, para dejarla en ‘BB-‘.

La empresa productiva del Estado dijo que prescindirá de los servicios de la agencia a nivel local y global a partir del 4 de marzo de 2021, informó en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) este martes.

Lo anterior obedece a la optimización en la contratación de servicios de calificación de valores adoptada por Petróleos Mexicanos para hacer frente al complejo contexto económico actual

Según la empresa a cargo de Octavio Oropeza, esta decisión no representa ningún obstáculo o riesgo para futuras emisiones de valores de Pemex, ya sea en el mercado nacional o internacional.

La empresa seguirá contando con los servicios de calificaciones crediticias necesarios que exige el marco regulatorio nacional e internacional para la emisión de valores, proporcionando con ello certidumbre a los inversionistas

Una fuente informada de la decisión dijo a Reuters que la empresa no prevé terminar los contratos con las otras tres calificadoras: HR Ratings, Moody’s y S&P.

“Sólo se requiere por norma regulatoria contar con dos calificadoras y había cuatro… En el criterio para optimizar se consideraron términos de la calidad de los servicios y de la seriedad técnica de los análisis de las calificadoras”, dijo.

Fitch Ratings mantuvo en la mira a Pemex

En diversas ocasiones, la calificadora señaló la vulnerabilidad que enfrenta Pemex por la caída en los precios del petróleo y por la necesidad de requerir más recursos del gobierno.

Para este año, el gobierno federal le dará a Pemex un total de 75,180 millones de pesos, de acuerdo con el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación. 

Además, durante 2020, Pemex reportó una pérdida neta de 480,966.2 millones de pesos, con lo que sumó dos años consecutivos con pérdidas. En 2019 reportó una pérdida neta de 341,911 millones de pesos. 

La deuda financiera de Pemex fue de 2.25 billones de pesos en 2020, lo que significó un aumento del 13.9%, “debido al incremento en la deuda de corto plazo por uso de las líneas de liquidez, así como a la depreciación en el tipo de cambio”.