fbpx
Sembrando Vida contempla la siembra de árboles maderables y frutales. (Foto: Unsplash)

20 de diciembre 2018 | 5:00 am

Compañías como Nestlé, Pepsico, Mondelēz, Hershey’s, Mars, Proteak y proveedores de semillas internacionales y locales son algunas de las empresas que resultarán beneficiadas con el programa Sembrando Vida que implementará el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El programa consistirá en la siembra de un millón de hectáreas con cultivos diversificados de árboles maderables y de fruta, entre las que figura el cacao, canela, café, palma de coco, achiote, pimienta, hule, agave, entre otros, de acuerdo con el documento descriptivo del programa difundido por el gobierno.

Por tratarse de uno de los programas prioritarios de esta administración, la Secretaría de Hacienda propuso asignarle 15,000 millones de pesos (mdp) en 2019, lo que equivale al 80% del presupuesto planeado para la rehabilitación de los aeropuertos de Toluca, Ciudad de México y la base aérea de Santa Lucía.

Además de los agricultores, las empresas agroindustriales también serán beneficiadas por el lado de la sustitución de importaciones de insumos, lo que reduciría su exposición a tipo de cambio, según expertos.

El beneficio que tiene la agroindustria o industria de la transformación que incluye el sector de alimentos y forestal, es la sustitución de importaciones. Si se puede tener los insumos mexicanos que cumplan los estándares y que haga más eficiente la cadena productiva, es un beneficio

explicó Mauricio García, vicepresidente de normalización del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

Nestlé de México, que anunció el martes la construcción de una planta de producción de café en Veracruz por un monto de 160 millones de dólares, podría una de las beneficiadas, agregó el representante del sector. Y se suman otras empresas como las productoras de chocolate.

“Todo esfuerzo para incrementar la producción de cacao en el país beneficia a la cadena productiva en su conjunto. Con esto se reduciría la dependencia de las importaciones de cacao, asegurando el abasto de tan importante materia prima”, dijo Miguel Ángel Sainz, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Chocolates, Dulces y Similares (Aschoco) en entrevista con EL CEO.

La Aschoco agrupa a 48 empresas del sector confitero como Mars, Mondelēz, Pepscio, Ricolino, La Vaquita, Hershey’s, Ferrero de México, Chocolate El Mayordomo, Turín, De la Rosa, entre otras.

La madera también vende

Proteak, la empresa forestal mexicana, también podría beneficiarse al sumar productores a su programa de abastecimiento de maderas semipreciosas como la Teca, comentó Armando Rodríguez, analista en Signum Research.

“Proteak tiene un programa con pequeños productores, el cual puede crear una sinergia en las aportaciones de madera con el proyecto del nuevo gobierno”, dijo.

¿Y las semillas?

En México el mercado de semillas se encuentra concentrado en manos de pocas empresas: Bayer-Monsanto, Dow AgroSciences, Pioneer Dupont y Syngenta.

Entre la cuatro se reparten prácticamente 90% de un mercado nacional valuado en 1,850 millones de dólares, según datos de la Comisión Federal de Competencia Económica.

Pero hay otras empresas locales que también podrían participar, como aquellas que integran la Asociación Mexicana de Semilleros (Amsac), conformada por 69 firmas dedicadas a la investigación, producción y comercialización de semillas, dijo Mauricio García, del CNA.

Otra empresa que podría beneficiarse y estará en la lupa es Nature Source Improved Plants –no afiliada a la Amsac–, en la que Alfonso Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, se desempeña como el desarrollador de negocios.

Romo tiene experiencia en el sector no solo por su cargo actual, sino porque fundó la empresa Seminis, dedicada a las semillas de frutas y vegetales, y que después fue vendida a Monsanto en 2003.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que en su gobierno no habrá favoritismos empresariales, pero todavía está pendiente ver si la empresa participará o no como proveedor en el programa.

La primera etapa del programa, que arrancará en 2019, iniciará en los estados de Chiapas, Veracruz, Tabasco y Campeche.