13 de junio 2022 | 5:00 am

Advertisement

México enfrenta un precio más alto del gas natural con el que produce 60% de la electricidad y para mantener el subsidio de las tarifas eléctricas, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) requerirá 150,000 millones de pesos más del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

El 90% del gas que consume México proviene de Texas, pero Estados Unidos está aumentando las exportaciones de este combustible a Europa para sustituir aquel que surtía Rusia, con lo cual hay una menor disponibilidad de este insumo para México y un alza en el precio.

Se van a empezar a acabar los contratos baratos y van a empezar a salir los contratos caros

advirtió Susana Cazorla, socia consultora de SICEnrgy.

Para cubrir el aumento del precio del gas natural, seguir con subsidios y mantener las tarifas en los niveles actuales, la CFE requerirá 150,000 millones de pesos adicionales del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) a los 70,000 millones de pesos que recibe. 

Puedes leer: México desaprovecha el gas natural que pudiera obtener con fracking

“Para poder subsidiar precios de 8 dólares y que la tarifa no suba más que la inflación, se requerirían unos 150,000 millones más, porque estamos hablando de un crecimiento de más del doble en el precio del insumo principal de la generación eléctrica”, aseguró Cazorla.

Gonzalo Monroy, director general de GMEC, mencionó que cuando se hizo el presupuesto de egresos del 2022, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) puso un precio de 2.5 dólares el millón de BTU, es decir, 3.5 veces menos de lo que ha aumentado.

“Hay reportes de que CFE ya tenía sus coberturas (por si subía el precio del gas natural) y no le está impactando; el problema es que uno de los componentes de la tarifa -que es fijo- no se lo puede transmitir a los usuarios, así que el incremento del combustible le pega a CFE”, comentó.

Impacto a la inflación

La actividad industrial, por su parte, tendrá que enfrentar los incrementos en los costos de sus procesos productivos, lo cual va a seguir presionando la inflación al alza, y eventualmente, los hogares enfrentarían un mayor costo en el recibo de electricidad.

El 60% de la electricidad en México se produce con gas natural; tanto la industria como algunos hogares dependen de este combustible que 90% proviene de Texas, ya que México no produce ni 30% del gas natural que consume . 

Dependemos mucho de ese gas texano. Si empieza a irse a Europa, nos vamos a ver en aprietos, ya que los precios van a subir porque vamos a tener que competir con un mercado que está ofreciendo 30 dólares por millón de BTU

 advirtió Cazorla.

BTU es ​​la unidad térmica británica utilizada en las industrias de energía, generación de vapor, calefacción y aire acondicionado.

No te pierdas: Petróleo cae luego de superar los 120 dólares, mientras el gas natural cierra en máximos

Se aproxima a 10 dólares

Los precios de los contratos de gas en América y México están asociados al índice Henry Hub y eran cuando mucho de 4 dólares por billón de BTU al inicio del 2022. Ahora son de entre 8 y 10 dólares por billón, que es el precio que se aproxima para México en las siguientes semanas y meses. 

 Ahora, va a comenzar a generarse la presión en México porque los contratos que teníamos a 4 dólares ya no van a funcionar y los precios del gas natural en México ahora van a subir ,

reiteró Cazorla. 

La participación del Gas Natural Licuado estadounidense a Europa era de 20 billones de metros cúbicos en 2021, y actualmente es cercana a 40 billones de metros cúbicos, según estimaciones de la Energy Information Administration.

Te puede interesar: Renovables y gas natural impulsan generación eléctrica en el 2021

Lenta recuperación de la oferta

Los precios del gas natural comenzaron a verse presionados cuando la actividad económica comenzó a recuperarse tras la pandemia

“Cuando empezó a recuperarse porque pasaba la pandemia, la demanda fue más rápida respecto a la recuperación de la oferta”, comentó Cazorla.

El difícil arranque de la producción dejaba en evidencia la falta de inversión en el petróleo y el gas, al tiempo que  los precios de los contratos se elevaban. 

Esto sucede porque el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania recortó aún más la oferta del gas natural ya que 40% del gas natural que consume Europa venía de Rusia por ductos.

Te puede interesar: Hacienda extiende estímulo fiscal a la gasolina al 17 de junio, no cobrará el IEPS

Advertisement