16 de octubre 2020 | 5:00 am

La prohibición de la comercialización en supermercados y tiendas de algunos productos lácteos de Lala y Sigma les cayó como balde de agua fría, tanto por las implicaciones económicas como por la afectación a su reputación.

Con la resolución de la Secretaría de Economía, en conjunto con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), se les privó a las firmas de una parte del mercado de quesos en México, valuado este año en 2,157.5 millones de dólares, de acuerdo a la consultora de mercados Euromonitor International.

México es uno de los principales consumidores de queso en Latinoamérica; se ubica en el cuarto lugar entre los países de la región, con un consumo per cápita de 2.8 kilogramos. De esta manera, supera a otras naciones como Colombia y Perú, pero es sobrepasado por Chile, Argentina y Brasil.

A nivel global, México se ubica en el puesto 47. El líder indiscutible es Francia, pues su consumo per cápita es de 14.1 kilogramos.

Además, el segmento tiene un rápido crecimiento en el país, donde la categoría se expandió 66% en tan solo cinco años. En 2015 valía 2,157.5 millones de dólares, según Euromonitor.

Una fracción del total de su portafolio, dañada

Para Lala y Sigma un puñado del total de sus productos que cuentan en su portafolio se vio involucrada en la decisión de las autoridades.

Hay que dimensionar la afectación para las compañías. Si bien, el mercado de quesos es enorme, a las empresas solo se les prohibió la venta de algunos de sus productos de su portafolio total

dijo Marisol Huerta, analista en Banco Ve por Más.

En el caso de Lala, su Queso manchego deslactosado rebanado de 400 gramos fue el afectado.

Las observaciones que realizó la Profeco se refieren a que no se indicaba claramente el país de origen del producto, tema que fue debidamente atendido y solventado en tiempo y forma. Todos nuestros alimentos cumplen cabalmente con las normas que los regulan

compartió la empresa de la familia Tricio en un comunicado.

Los productos de Sigma, subsidiaria de Alfa, señalados por la autoridad fueron: Fud panela 200 gramos, Fud panela 400 gramos, Fud panela rebanadas cuadradas 300 gramos, Fud Cuida-t+ Queso tipo manchego rebanado 140 gramos y su marca Noche Buena.

El comunicado de las autoridades se refeire exclusivamente a la declaración de ingredientes de cuatro presentaciones de queso Fud, los cuales cumplen con lo establecido por la normatividad (…) Estamos en contacto con la autoridad para confirmarles el cumplimiento de lo declardo en nuestro etiquetado

de acuerdo al comunicado de Fud.

En tanto, Noche Buena dijo que las autoridades se referían únicamente a una variación en el gramaje de su producto Queso tipo Manchego Noche Buena importado.

“Para Lala representa esta marca de queso menos del 1% de sus ventas consolidadas de la compañía, es muy marginal el efecto. En el caso de Sigma también representan el 1% de las ventas” comentó Huerta.

Autoridades toman medidas

La SE y la Profeco prohibieron de forma inmediata la comercialización de más de 22 productos denominados como queso y yogurt natural por no cumplir con lo establecido en las Normas Oficiales Mexicanas (NOMs), pues su venta “se ha llevado a cabo en perjuicio y con información que puede inducir al engaño de los consumidores”, según el comunicado de la dependencia.

En julio se publicó la nueva Ley de Infraestructura de la Calidad, que corre a cargo de Economía y no de la Profeco para tomar, como primera medida, el retiro del producto detectado que no cumple con la norma.

Estaban acostumbradas la mayoría de las empresas a esperarse al primer acto de autoridad, que era una segunda verificación en campo, para irse a los tribunales y litigar por años mientras que el producto que no cumplía con la norma estaba ahí, conviviendo con los demás productos (…) Muchas de estas empresas se les olvidó leer esta nueva ley y por eso estuvieron tan sorprendidos

dijo Ricardo Sheffild, procurador federal del consumidor en entrevista con Carmen Aristegui.

Imagen ‘raspada’

El efecto negativo para las marcas va más allá del golpe a sus ingresos, ya que implica una afectación a la imagen por parte de los consumidores.

“Estamos hablando de empresas muy grandes, multinacionales, que tienen una reputación creada. El golpe para las firmas no es claro y se tiene que hacer un análisis sobre el antes y el después de estos productos”, comentó Juan Andrés Rincón, consultor y especialista en manejo de crisis.

Añadió que en redes sociales se pudo ver una victimización y una politización del tema, donde los comentarios de usuarios iban dirigidos a atacar al gobierno y su acción.

El tema se está politizando y está victimizando a las marcas. Esta politización se debe a que hay un sector que atribuye la descalificación de la Profeco y Economía a las decisiones económicas de la Cuarta Transformación

agregó.  

El 2.6% de las crisis experimentadas por empresas a nivel mundial en 2019 fueron causados por defectos y retiros de producto. En primer y segundo puesto se ubicaron la mala administración y el acoso sexual con 19.5% y 16.3%, respectivamente, según la consultora Institute of Crisis Management (ICM).

Fud, Noche Buena, Premier Plus Cuadritos, Swan, Caperucita, Burr, Precissimo, Frankly, Selecto Brand, Galbani, Lala, El Parral, Portales, Walter, Sargenti, Cremería Covadonga, Aurrerá y Philadelphia, fueron las marcas de queso prohibidas.

Los incumplimientos que la autoridad detectó en éstos son el utilizar una leyenda “100% leche” sin serlo; adicionar grasa vegetal para sustituir la leche que debería contener en su elaboración; proporcionar un menor gramaje que el declarado en el etiquetado como “contenido neto” y no informar en la superficie principal de exhibición el porcentaje de uso de caseinatos -proteína de leche- para la elaboración del producto.

Por otro lado, las marcas de yogurt natural sancionadas fueron Danone BeneGastro y Danone Natural, porque incumplieron en el contenido mínimo de leche y agregaron azúcares.