fbpx
Paneles

11 de septiembre 2019 | 5:00 am

Entre Walmart y Tesla ocurrió un incidente el mes pasado que volteó los reflectores hacia la seguridad de los paneles solares.

El gigante minorista anunció que iniciaría una demanda en contra de SolarCity, propiedad de Tesla, luego de se dieran siete incendios en distintas sucursales de la cadena en Estados Unidos. Estos se atribuyeron a fallas en la instalación de los paneles en los techos de las tiendas de Walmart.

Esto es una acción en respuesta a la violación del contrato que surge por una negligencia absoluta y el fallo para alcanzar los estándares de la industria por parte de Tesla, con respecto a los paneles solares que Tesla diseñó, instaló y que prometió una operación y mantenimiento seguros en los techos de cientos de tiendas Walmart

Comunicado de Walmart

Aunque las compañías estadounidenses detuvieron la demanda en un esfuerzo por arreglar sus diferencias, la mala publicidad provocada por el litigio podría afectar a la industria de la generación distribuida a nivel global, al tratarse de una de las marcas más reconocidas del sector.

Si a Tesla le pasó, qué esperar de otras compañías más pequeñas o medianas.

(Un problema de este tipo) no beneficia a la tecnología, pero sinceramente es una auténtica excepción dentro del sector a nivel global. Tesla es un actor importante, pero el número de instalaciones que se hace anualmente es tremendo. Si esto no le hubiera ocurrido a Tesla no tendría la misma promoción: es una gota en el mar de las instalaciones operando de forma correcta

Álvaro García-Maltrás,  CEO para América Latina y el Caribe de Trina Solar

Álvaro García-Maltrás, CEO de Trina Solar, una compañía china de energía solar localizada en la provincia de Jiangsu, con filiales en Estados Unidos, Europa y Asia, explicó que la naturaleza de una tecnología que se instala en el techo de un hogar debería invitar a los compradores a optar por los productos de las marcas punteras y evitar los de segundo o tercer orden, que probablemente cumplen con menos certificaciones y controles de calidad.

Un instalador consultado por EL CEO que pidió no ser nombrado explicó que la mayoría de los problemas en estructuras de paneles solares se deben a malas prácticas durante la instalación, aunque algunos pocos son atribuibles a materiales de baja calidad.

La instalación es un proceso complejo: además de los paneles tienes el cableado, el inversor, las baterías, se trabaja con distintos voltajes. Muchas veces nos encontramos con gente que decide emprender un negocio de instalación sin la capacitación necesaria y cometen errores muy evidentes que podrían provocar un corto circuito si el voltaje no es el adecuado

Instalador

Pero en este caso, se trata de Tesla, marca puntera por su reconocimiento global en la industria automotriz.

La mayoría de las marcas preponderantes del mercado aprovechan su posición para exigir a sus distribuidores que cuenten con ciertos requisitos de formación y capacitación de los instaladores, con el objetivo de contar con mayores conocimientos técnicos y, por lo tanto, menores fallas en los procesos de instalación.

Pero también se trata de un problema de regulación: Japón, uno de los países con mayores certificaciones necesarias para la instalación y mayores protecciones a los consumidores, reportó apenas 127 “problemas, incluyendo fuego” en los últimos diez años.

El país asiático tiene instalados al menos 110,000 módulos sin materiales anti-combustión en hogares. El número total de paneles en hogares japoneses es de 2.4 millones.

En Alemania, la autoridad nacional reportó que sólo el 0.006% de los paneles instalados en hogares presentaron algún tipo de problema. De forma similar, el Centro Nacional Solar de Reino Unido encontró sólo 58 incidentes reportados, en un país con más de un millón de techos instalados.

De acuerdo con la revista PV Magazine USA, los datos internacionales sugieren también la existencia de pocos incendios provocados por paneles a nivel mundial, pero estas bases podrían no ser confiables: varios países, incluyendo Estados Unidos y México, no tienen categorizados los paneles solares como una causa posible de incendio, por lo que lo registran como “otros”, disminuyendo el total global.