8 de agosto 2022 | 5:00 am

Advertisement

Un entorno macroeconómico más complejo provocó que las empresas que forman parte del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registraran menores impuestos a la utilidad en el segundo trimestre del 2022.

Grupo México, Alsea y América Móvil fueron las empresas que mostraron las caídas más pronunciadas en los impuestos que pagan según la utilidad reportada, de acuerdo con un análisis de sus reportes entregados a la BMV.

De las 35 firmas del IPC, Grupo México registró la mayor disminución secuencial en impuestos a la utilidad, de 60.6% respecto al trimestre previo; seguida por Alsea, cuya reducción fue de 49.5% y América Móvil, con un retroceso de 48.6%.

Las ganancias de la minera de Germán Larrea sufrieron una caída por la afectación que el recorte a las perspectivas económicas globales ocasionó en los precios de los metales, entre ellos el cobre, que representa alrededor de 80% de su división minera.

La incertidumbre geopolítica y el proteccionismo tienen el potencial de inhibir el comercio internacional y afectar negativamente la confianza empresarial, lo cual genera el riesgo de limitaciones en nuestra capacidad para transar en ciertos mercados y tiene el potencial de incrementar la volatilidad de precios

aseguró la empresa en su reporte trimestral.

Inflación ‘pega’ a Alsea y AMX

Alsea tuvo resultados positivos por la recuperación del consumo, aunque reconoció un incremento de 100 puntos base por las presiones inflacionarias en materias primas.

En tanto, el gigante de las telecomunicaciones vio una contracción de 68% en sus ganancias tras considerar costos integrales de financiamiento.

La empresa de Carlos Slim también tiene una relación directa con el consumo de los hogares, por lo que los elevados niveles inflacionarios fueron un desincentivo.

“Las preocupaciones asociadas a la alta inflación dominaron el sentimiento del mercado, con las tasas tanto de corto como de largo plazo presentando alzas”, detalló América Móvil.

Pese a caídas en pago de impuestos, son las ganadoras en utilidades

Pese a la caída, los impuestos a la utilidad neta de América Móvil y Grupo México fueron los de mayor tamaño entre las empresas del IPC, con 7,808 millones y 5,743 millones de pesos, respectivamente.

Esto se debe al tamaño de sus utilidades, ya que el Impuesto Sobre la Renta (ISR) que se paga sobre este rubro es progresivo, es decir, que pagan más las compañías que más ganancias obtuvieron, según explicó previamente a EL CEO Raymundo Tenorio, académico del Tecnológico de Monterrey.

Por el lado contrario, Volaris, Peñoles y Elektra no tuvieron impuestos por este concepto en el trimestre al caer en el terreno de pérdidas.

La aerolínea reportó una pérdida de 49 millones de dólares en el segundo trimestre por la acelerada subida de los precios de combustibles, mientras la minera de Grupo BAL enfrentó la caída de los minerales y el grupo de Ricardo Salinas Pliego tuvo mayores costos y gastos operativos.

 GCC, Liverpool y Femsa elevan pago de impuestos    

Al otro extremo, las empresas del IPC que mostraron los mayores incrementos trimestrales de los impuestos a la utilidad fueron Cementos de Chihuahua (298.1%), Liverpool (153.2%) y FEMSA (130.0%)

A pesar del contexto económico adverso, estas empresas aprovecharon las tendencias de consumo ya establecidas en las familias mexicanas tras la pandemia, así como el alza en las obras de infraestructura en el país.

Pagan casi 50,000 mdp en impuestos por utilidades

En conjunto, el pago de impuestos a la utilidad de las 35 empresas que integran la muestra ascendió a 49,823 millones de pesos, lo que representó una disminución de 15.2% respecto al trimestre previo.

A diferencia de los primeros tres meses del año, cuando se beneficiaron por una mayor reapertura económica y el consumo contenido tras dos años de restricciones por la pandemia de COVID-19, el segundo trimestre se diferenció por el deterioro de las perspectivas económicas.

Vimos mayor volatilidad en los mercados por las presiones inflacionarias a nivel mundial, especialmente en Estados Unidos, donde se pensaba que se había alcanzado un punto máximo en mayo, pero no fue así y eso incrementó el temor de que la Reserva Federal (Fed) subiera los tipos de interés, lo que finalmente se concretó ese mes

comentó Janneth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Monex.

A esto se agregó el impacto de la invasión rusa en Ucrania, que incrementó las presiones inflacionarias sobre las materias primas, mientras comenzaron a aparecer los temores de una recesión por la desaceleración económica en Estados Unidos y China.

Por Rodrigo Rosales e Italia López