fbpx
Grupo Axo

22 de octubre 2018 | 5:00 am

El negocio de venta de ropa y accesorios en México crece a ritmos mucho más veloces que en otras partes del mundo y las marcas internacionales no quieren perderse esa oportunidad, pues es una manera de compensar el desempeño en otras regiones del mundo.

En un periodo de cinco años, las ventas de ropa en México crecieron 52%, de acuerdo con datos de la empresa de estudios de mercado Euromonitor International, una cifra muy superior al crecimiento de 7.7% que registró Estados Unidos en ese mismo periodo o de 2.4% de Europa.

La expansión de la clase media, una base de jóvenes consumidores (…) han contribuido a la construcción de centros comerciales que albergan las marcas de ropa populares y han resultado benéficas para la venta de artículos, agrega el estudio.

Muestra de ellos es la relevancia que tiene México para empresas internacionales como Inditex, la empresa de fast fashion que le ha dado a Amancio Ortega un lugar en la lista de los hombres más ricos del mundo.

La empresa, que tiene en su portafolio marcas como Zara, Pull & Bear, Bershka, Massimo Dutti, Uterqüe, entre otras, no revela en monto de ventas por país, pero en su informe financiero de 2017 reportó 6,640 empleados en el país, lo que posiciona a México por arriba de Estados Unidos que tenía a esa fecha 5,803 empleados; Brasil con 2,746; Canadá con 2,342; Chile con 963, Argentina con 860 y Uruguay con 364.

Una empresa mexicana que ha sacado provecho de esta oportunidad es Grupo Axo, fundado por Andrés Gómez y Alberto Fasja.

Desde 1994 y, con el estreno y beneficios del TLCAN, esta empresa obtuvo la licencia de la marca de ropa Tommy Hilfiger para ser comercializada en tiendas departamentales. Este primer éxito le abrió las puertas para la llegada de otras marcas como Guess, Coach, Brooks Brothers, Victoria’s Secret, Kate Spade, entre otras. Su portafolio ya incluye 19 marcas.

La más reciente incorporación a su portafolio fue la adquisición de Tennix en septiembre de este año, firma que se encarga de operar las marcas TAF (The Athlete’s Foot) y TrueKids, que cuentan con 147 unidades en territorio nacional.

De aprobarse la transacción por parte de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), Grupo Axo estaría controlando 20 mercas con productos desde ropa, accesorios para hogar, artículos de belleza y cuidado personal y el mercado deportivo.

Otros operadores importantes en México son Liverpool, que además de las marcas que vende en sus tiendas departamentales, también llevxa negocios con boutiques. En 2017 tenía 121 boutiques especializadas de marcas como Banana Republic, Gap, Sfera y Williams-Sonoma.

Otros operadores de marcas importantes en México son Grimatex, que opera marcas como Old Navy en México, entre otras.

Los riesgos del éxito

Las ventas aumentan, pero este negocio tiene como uno de sus principales riesgos es tipo de cambio tanto por la importación de mercancía como por la renta de locales. Pero al parecer, esto no ha sido un freno.

En 2016, Grupo Axo, que distribuye la marca Tommy Hilfiger en México y Phillips-Van Heusen (PVH), dueño de la marca Calvin Klein a nivel internacional, anunciaron este miércoles un joint venture para hacer crecer el negocio de ambas marcas a nivel local.

Incluso ese año la empresa tuvo intenciones de convertirse en una empresa pública, aunque no se ha concretado.

“Axo se consolida como una de las empresas dedicadas a la venta de artículos de moda más importante en el país. Por el momento no se ve algún riesgo de que la compañía presente alguna afectación por el alza del dólar o el de los precios de los insumos, ya que éstos se trasladan directamente al precio final del producto”, dijo Paulina Íñiguez, analista de consumo en el banco Ve Por Más.