fbpx

22 de octubre 2018 | 5:00 am

Eliminar el Impuesto Especial (IEPS) a gasolinas, daría un alivio a los precios que pagan los consumidores por el combustible, pero también puede dejar un boquete de hasta 220,000 millones de pesos en la recaudación tributaria.

La semana pasada, Rocío Nahle, propuesta por Andrés Manuel López Obrador para encabezar la Secretaría de Energía, dijo que analizan la posibilidad de eliminar el IEPS, aunque tendrían que determinar cómo sustituir la recaudación de este impuesto.

En el 2017 Hacienda recaudó 216,499 millones de pesos por el IEPS a gasolinas y diésel. En los primeros ocho meses del 2018 la cifra es de 113,986 mdp. En tanto, desde inicios de 2017 a la fecha, el precio de la gasolina Magna ha incrementado en 52% y se vende hasta en 21 pesos el litro en la Ciudad de México.

Por lo pronto, desde el sábado pasado los consumidores pagan un IEPS de 3.26 pesos por litro de gasolina Magna, 34% más que una semana antes; por un litro de Premium pagan 3.55 pesos y por el diésel 2.66 pesos, según lo publicado en el Diario Oficial de la Federación. Algunos consumidores vieron aumentos de hasta 50 centavos por el litro de Magna.

Desde inicios del año pasado el gobierno intenta que los precios de los combustibles se determinen con base en los precios internacionales del crudo (que a su vez inciden en el precio de la gasolina referencial de la Costa del Golfo), así como los costos de refinación, del transporte y almacenamiento, el margen comercial de la estación de servicio, los impuestos y el tipo de cambio.

No obstante, Hacienda incide en los precios finales con un estímulo fiscal al reducir el IEPS y así suavizar los movimientos del precio de los combustibles.

“Ha habido una confusión, pueden decir que si quitas el estímulo se compensa la falta de IEPS, pero no, lo que pasa es que el IEPS debería ser más alto, pero como Hacienda ha estado con una flotación sucia, el IEPS se ha vuelto menos poderoso” comentó Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Agregó que aunque se quite el estímulo, sin el IEPS el fisco perdería entre 200,000 y 220,000 millones de pesos. “Perder esa cantidad de dinero es completamente inviable, descuadras el Presupuesto”.

Tan solo los estímulos fiscales en materia del IEPS a combustibles automotrices le costarán al gobierno 113,489 millones de pesos este año, de acuerdo con el Presupuesto de Gastos Fiscales.

Po otro lado, Ramsés Pech, consultor de Caraiva y Asociados, considera que dejar de cobrar el IEPS en el precio de la gasolina y cobrar solo el IVA, ayudaría a disminuir el precio en poco más de cuatro pesos por litro, ya que el faltante podría ser compensado por los ingresos petroleros extra.

De enero a junio pasado, Hacienda recaudó 475,677 millones de pesos por ingresos petroleros, 67,301 millones más de lo que estimaba, esto debido al precio del barril de la mezcla mexicana, el cual ha operado en un promedio de 62.78 dólares frente al estimado de 46 dólares en la Ley de Ingresos del 2018.

El IEPS sólo lo usan para controlar la inflación. Si tenemos un excedente en el precio del barril, podría usarse para bajar el precio del combustible y beneficiar al consumidor

dijo Pech.

Villarreal comentó que, en el corto plazo ve inviable la eliminación del IEPS, ya que dejará un boquete fiscal para el próximo gobierno, que planea construir una refinería, extender las pensiones a adultos mayores, así como otorgar apoyos a jóvenes, entre otros programas sociales y de infraestructura.

La semana pasada los senadores de Morena rechazaron discutir un exhorto promovido por el PAN para reducir en 50% el IEPS a gasolina.