15 de agosto 2022 | 5:00 am

Advertisement

El gasoducto Southeast Gateway, que construirán TC Energy (antes TransCanada) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), beneficiará a industrias como la eléctrica y la petroquímica, además de la nueva refinería de Dos Bocas, pero podría enfrentar dificultades para terminar a tiempo.

La obra, que tendrá una inversión de 4,500 millones de dólares, es una extensión del ducto marino Texas-Tuxpan que culminará en tierra en Coatzacoalcos, Veracruz, con una extensión hacia Paraíso, Tabasco y que ambas empresas prevén culminar a mediados de 2025.

El proyecto tiene muchas virtudes y también retos que me hacen dudar los tiempos que están planteando. El mejor ejemplo es el propio ducto marino y los tiempos de la refinería (de Dos Bocas)

comentó en entrevista David Rosales, socio director de combustibles y servicios a usuarios finales en Elevation Ideas.

El ducto Texas-Tuxpan entró en operación en 2019 tras casi un año de retrasos, tanto por aspectos técnicos como por conflictos con habitantes de la zona. Otros ductos también han enfrentado demoras en el pasado por desacuerdos con comunidades en las zonas que cruzan.

Te puede interesar: CFE y TC Energy formalizan construcción de gasoducto por 4,500 mdd

TC Energy y CFE en proceso de arbitraje

La propia TC Energy está enfrentando problemas en el gasoducto Tuxpan-Tula, cuyo trazo se modificará para no afectar derechos de comunidades en Hidalgo y Puebla.

El retraso en esta obra y en el ducto Tula-Villa de Reyes motivaron a que CFE enviara a la canadiense una solicitud de inicio de arbitraje en 2019, de las cuales desistió como parte del nuevo acuerdo de infraestructura.

Ahora, CFE contribuirá a tramitar los permisos necesarios para culminar ambas obras.

Si cumple con este requisito, además de realizar las contribuciones de capital y obtener las autorizaciones regulatorias correspondientes, la estatal eléctrica tendrá el 15% de la sociedad conjunta y a partir de 2026 crecerá su participación en el nuevo ducto hasta ser propietario del 49%. 

La alianza estratégica entre las empresas también consolidará los activos de su filial Transportadora de Gas Natural de la Huasteca (TGNH) —que incluyen los ductos Tamazunchale-Villa de Reyes y Tuxpan-Tula— bajo un nuevo contrato de servicio de transporte de gas natural con tarifa nivelada que se extenderá hasta 2055.

Petroquímica y eléctrica, las industrias más beneficiadas

El proyecto conjunto atenderá la necesidad de gas natural en el sureste del país, una zona que enfrenta escasez del hidrocarburo.

Las industrias petroquímica y eléctrica en el centro y sureste del país serán las principales beneficiadas por el desarrollo, pero también impulsará a otros sectores que necesitan el combustible, como el automotriz, cervecero, agroindustria, así como la fabricación de plásticos de alta calidad.

También puedes leer: México planea convertirse en un centro de exportación con gas natural importado de EU

El ramal hacia Dos Bocas será clave para la operación de la recién inaugurada Refinería Olmeca, que comenzará a producir hasta 2024.

“El gas natural es uno de sus principales problemas. Sin éste, la central de energía eléctrica no va a poder operar y también es necesario para la refinería”, mencionó Rosales.

Dejan disputa atrás

La alianza con TC Energy para CFE significa dar vuelta a la página de los señalamientos y posibles conflictos legales por el retraso de algunos ductos, además de ayudarle a invertir en infraestructura necesaria. 

Las cláusulas de fuerza mayor le hubieran dado la razón a estas empresas. Es mucho mejor que se encontrara una solución alternativa y que se estén anunciando estos proyectos de colaboración, es la mejor manera en que nuestros titanes energéticos pueden hacer proyectos porque sus finanzas están deterioradas

apuntó Rosales. 

TC Energy fue una de las cuatro empresas señaladas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en 2019 por retrasos en el desarrollo de los proyectos y cláusulas que consideró ventajosas en los contratos que obtuvieron en la administración de Enrique Peña Nieto para siete gasoductos:

  • Tuxpan-Tula,
  • Tula-Villa de Reyes
  • Guaymas-El Oro
  • Texas-Tuxpan
  • La Laguna-Aguascalientes
  • Villa de Reyes-Aguascalientes-Guadalajara

Entonces, CFE envió solicitudes de inicio de arbitraje para demandar la nulidad de algunas cláusulas a las empresas.

Durante agosto y septiembre de ese año, el presidente anunció acuerdos con las compañías involucradas, que incluyeron la modificación de las tarifas de garantes de inversión a tarifas de servicio de transporte de gas natural niveladas (para pagar solo el alquiler); así como la modificación de tarifas fijas a través del tiempo y acuerdos equilibrados sobre casos fortuitos y fuerzas mayores.

No te puedes perder: CFE y Pemex, en riesgo de rol monopolio si Sener impide importar gas natural de la IP