5 de noviembre 2019 | 5:00 am

AT&T, Telcel y Telefónica auguran que las nuevas reglas de portabilidad erradiquen los fraudes cometidos con el Número de Identificación Personal (NIP) de los usuarios a través de terceros, un cambio que podrá reflejarse positivamente en la industria hasta el primer trimestre de 2020.

La portabilidad no consentida es una práctica irregular que busca migrar a usuarios de telefonía móvil o fija a otra compañía distinta a la contratada sin su autorización, lo que ha afectado a los clientes, principalmente de telefonía móvil.

Por ello, a fin de mitigar esta práctica y dejar de afectar a los usuarios, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) emitió las nuevas reglas que buscan fortalecer el derecho de los usuarios del servicio móvil a elegir de manera libre a su proveedor de servicios, así como conservar el mismo número.

Esto, en virtud de que los operadores garanticen que los usuarios inician un proceso de portabilidad por voluntad propia sin la intervención de terceros, una vez que hayan determinado la mejor oferta de servicios de telefonía en términos de calidad, precio, cobertura y atención.

Las modificaciones entrarán en vigor a finales de diciembre próximo.

Uno de los principales afectados por la portabilidad no consentida es AT&T, cuyos clientes han resultado ser los más atractivos para cambiar de compañía de servicios de telefonía móvil sin su consentimiento.

Tan solo en los últimos tres trimestres –sin considerar el tercero de este año–, el Informe Soy Usuario reveló que el operador de origen estadounidense concentró 1,471 inconformidades solo por esta práctica irregular.

Lo que dicen AT&T, Telcel y Telefónica

Para Daniel Ríos, vicepresidente adjunto de Asuntos Externos de AT&T, el principal problema radicaba en la posibilidad de solicitar la portabilidad a través del portal del Administrador de Base de Datos (ABD), por lo que las nuevas reglas le darían un giro al estatus del operador.

Para AT&T, el 80% del problema se originaba ante la posibilidad de que, a través de un tercero, se enviara el NIP del usuario para luego concretar el cambio no consentido mediante una llamada.

La portabilidad no consentida nos unía como industria y nos afectaba como empresa, así como a nuestros usuarios, buscando que se eliminara por el bien de la industria

dijo el directivo en entrevista con EL CEO. 

Entre los números que aportó AT&T al IFT sobre portabilidad, destaca que alrededor del 60% de las solicitudes de NIP recibidas por este operador se realizaban a través del portal, un porcentaje del cual solo la cuarta parte se concretaba.

De estas portabilidades, asegura Ríos, es incierto para AT&T definir cuántas solicitudes resultan un fraude y cuántas realmente corresponden a una solicitud de un usuario.

En ese sentido, comentó que el escenario cambia cuando la solicitud de NIP se hace directamente con el operador.

En el caso de AT&T, las llamadas telefónicas al operador con solicitudes de NIP registran un éxito de alrededor del 90%, mientras que los SMS representan un porcentaje de éxito del 80%, lo que en opinión del directivo, evidencia el interés real de los usuarios por cambiarse.

Telcel, por su parte, dijo a EL CEO que el operador de telefonía móvil impulsó el cambio, lo que considera importante para que se fortalezca la posición de los usuarios, “siendo ellos los únicos que puedan expresar su decisión de cambiar de empresa y no un tercero”.

Telefónica, en tanto, aplaudió los cambios en las medidas al ser de ayuda tanto para sus clientes como para un mejor desarrollo del mercado.

Esperamos que las nuevas reglas de portabilidad eviten fraudes y malas prácticas al momento de la portabilidad numérica

señaló el operador a EL CEO vía correo electrónico. 

Finalmente, comentó que espera que las nuevas reglas no afecten el sano desarrollo de la competencia en el mercado.