fbpx
Reuters

6 de junio 2019 | 6:49 pm

Fitch rebajó este jueves la nota crediticia de Pemex a la categoría basura, convirtiéndose en la primera en hacerlo entre las tres principales agencias en que confían los inversionistas para tomar decisiones financieras.

La medida se da tras recortar previamente la calificación soberana de México.

La agencia degradó nota de deuda de largo plazo en moneda local y extranjera (IDRS) de la empresa a BB+ desde BBB-, de acuerdo con un comunicado, abarcando con ello notas circulantes por unos 80,000 millones de dólares.

Además, dijo que su perspectiva sobre la petrolera es negativa, reflejando el potencial deterioro de su perfil de crédito.

Según Fitch, la petrolera continúa subestimando inversiones en su negocio de exploración y producción, lo cual podría llevarla en el futuro a una mayor caída tanto de reservas como de producción.

Pemex calificó la conclusión de Fitch como “excesivamente severa” y agregó que la compañía cuenta con el apoyo total del gobierno mexicano.

“En contraste con la calificación otorgada por Fitch Ratings, la empresa ha implementado una serie de acciones responsables en favor de su fortalecimiento”, dijo Pemex en un comunicado emitido este jueves por la noche.

“No coincidimos técnicamente con los supuestos que sustentan la decisión de Fitch Ratings, especialmente porque se da en un contexto de reducción de cuatro niveles en un periodo de tan sólo cinco meses”, agregó.

El miércoles dos de las más grandes agencias calificadoras de riesgo le dieron malas noticias a México, justo en el primer día de negociaciones con Estados Unidos para tratar de desactivar la amenaza de aranceles a productos mexicanos.

Fitch degradó la calificación del país en moneda extranjera y local a BBB desde BBB+, mientras que Moody’s confirmó la calificación del soberano en A3, pero cambió su perspectiva a negativa desde estable, lo que dejó abierta la posibilidad de una baja de la nota.

Ambas agencias coincidieron en el deterioro de las perspectivas económicas para México y los riesgos que implica Pemex para las finanzas públicas.

En enero, Fitch había rebajado dos peldaños la nota de Pemex, mientras que S&P degradó la perspectiva a negativa desde estable.

Pemex presume ganancias en abril

Tras las medidas de las agencias de calificación, la petrolera informó el miércoles en un comunicado que tuvo ganancias por 28,892 millones de pesos en abril, con lo que rompió una racha de pérdidas en los últimos seis meses.

Pemex reportó una pérdida de 35,700 millones de pesos en el primer trimestre de este año y otra de 157,300 millones de pesos en los últimos tres meses de 2018.

En el primer trimestre de 2019 también reportó un descenso en sus exportaciones, mientras que su producción de crudo promedió 1.6 millones de barriles diarios, casi 12% menos que en el mismo lapso de 2018.

La petrolera requiere incrementar sus inversiones para revertir el declive de su producción, pero carga con una pesada deuda de 106,500 millones de dólares hasta el primer trimestre de este año, que la tiene en la mira de calificadoras crediticias.

Moody’s modifica perspectiva para la CFE

Este jueves, Moody’s confirmó las calificaciones de la Comisión Federal de Electricidad, pero revisó a la baja su perspectiva al pasarla de estable a negativa, en línea con el cambio de perspectiva para la calificación de México.

Con información de Reuters y AFP