fbpx

6 de junio 2019 | 4:26 pm

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) ve una oportunidad en los encuentros entre autoridades mexicanas y estadounidenses -por la amenaza de Donald Trump para imponer aranceles-  para que los países sumen esfuerzos a fin de atender el fenómeno migratorio.

Las reuniones de los negociadores de ambas naciones en Washington D.C. van por buen camino, y con una resolución para trabajar en los flujos de migrantes centroamericanos que atraviesan México para llegar a Estados Unidos no había necesidad de llegar a imponer un arancel a los productos mexicanos, de acuerdo con Larry Rubin, vicepresidente de relaciones internacionales de Concamin.

Los aranceles afectan al consumidor estadounidense y la relación de México y Estados Unidos tiene muchas aristas, pero el tema migratorio ha llegado a un punto de quiebre y de continuar esta alza en los cruces fronterizos, va a llegar un momento en que no habrá ley y orden en la frontera

dijo Larry Rubin, también representante del Partido Republicano en México.

En conferencia de prensa comentó que, el tema migratorio es prioritario para el presidente Donald Trump, y que los posibles aranceles a mercancías mexicanas no frenarán el intercambio comercial entre ambas naciones.

“México y Estados Unidos se necesitan en el corto y largo plazos, no vemos que el arancel se aplique, pero se busca que se lleve a la resolución a la migración y hay disposición del gobierno de México de resolver este problema”, dijo Rubin.

El vicepresidente de Concamin descartó que los amagos del presidente estadounidense pongan en riesgo la ratificación del T-MEC, que debería tener el visto bueno del Congreso estadounidense en agosto.

Agregó que la preocupación en Estados Unidos responde a que el número de inmigrantes que cruzan sin documentos se ha duplicado en los últimos meses, y llegó a 130,000 personas en mayo, situación que supera el trabajo de las autoridades en los cruces fronterizos.

El director de Concamin, Luis Cervera Mondragón, dijo que por ahora el organismo no tiene un plan en caso de que Estados Unidos dé luz verde a los aranceles y en caso de suceder, serán las diferentes cámaras que integran a la confederación las que se encarguen de delinear la estrategia a seguir.

“Se ha pedido calma, la especulación es lo que juega en contra y vemos un escenario en donde no cambia nada, tenemos la plena confianza y que llegamos al lunes sin aranceles”.