10 de enero 2020 | 5:00 am

Este viernes comienza el torneo Clausura 2020 de la Liga MX, una competición dominada en la última década por los equipos de grandes consorcios industriales que ven en el futbol un negocio rentable y la plataforma perfecta para exponer sus marcas.

Los equipos de Femsa, Cemex, Televisa, Grupo Pachuca y Grupo Orlegi son los que más destacan deportivamente. Entre ellos acumulan 16 campeonatos y 13 subcampeonatos en los últimos 20 torneos de primera división mexicana.

La cementera regia Cemex, dueña de Tigres de la UANL, fue la empresa que consiguió más títulos entre el torneo Clausura 2010 y el Apertura 2019, con cinco.

Le siguen Televisa, con América; Orlegi, con Santos; y Grupo Pachuca, con León y Pachuca, firmas que sumaron tres títulos cada una en el mismo lapso.

Femsa, por su parte, conquistó dos títulos con Monterrey.

El principal atractivo que encuentran estas empresas en el futbol son los ingresos por derechos de transmisión, patrocinios y venta de entradas a los partidos, dice Jorge Badillo Nieto, director de la consultoría de negocios Fusion MD.

Pero en algunos casos -como el de Femsa o Cemex-, también aprovechan la popularidad del deporte para exponer sus marcas, tanto en México como a nivel internacional, explica el experto.

“Aunque eso puede ser una arma de doble filo. El equipo que sale campeón siempre tiene una buena exposición mediática, pero la imagen del resto queda salpicada con la palabra fracaso”, dice Badillo Nieto.

Una muestra del alcance que tiene el futbol en el país quedó registrada en la final de vuelta del torneo Apertura 2019 que disputó América contra Monterrey.

De acuerdo con un reporte de la consultora Nielsen-Ibope, el partido que transmitieron simultáneamente Televisa y TV Azteca fue visto por aproximadamente 30 millones de personas.

“En el futbol mexicano desde hace décadas las empresas se han visto inmiscuidas en los clubes. Es un negocio caro y si no fuera por las firmas inversionistas, equipos como Tigres, Monterrey, León y Pachuca ya hubieran desaparecido”, dice Carlos Calderón Cardoso, historiador deportivo.

Estos empresarios capitalizaron el futbol como negocio. Así lograron solventar a equipos y no solo mantenerlos a flote, sino en los primeros lugares, agrega el historiador de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Éstas son las empresas protagonistas de la Liga MX.

Cemex

La cementera regia compró a los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) en 1996, cuando el equipo sufría una de las peores crisis en su historia, que lo tenía al borde de la desaparición.

En colaboración con Femsa, fundó Sinergia Deportiva S.A. de C.V., organización que optó por rentar el nombre de la UANL. Bajo la actual administración, Tigres consiguió cinco de los siete títulos nacionales que presume.

Televisa

La televisora es propietaria del Club América, el club con más títulos en la historia del futbol profesional de México.

Bajo la presidencia de Emilio Azcárraga Jean, las Águilas desplazaron de ese sitio al Guadalajara, tras décadas de dominio de las Chivas. Además de los tres títulos que conquistaron en los últimos 10 años, también obtuvieron tres subcampeonatos.

Grupo Orlegi

Se trata de una empresa especializada en la industria del deporte y en la creación y desarrollo de proyectos empresariales. Es considerado el tercer activo más importante en el futbol mexicano, con una valoración de 208 millones de dólares.

Son también propietarios de Santos de Torreón, equipo que perteneció hasta 2013 a Grupo Modelo, hasta que la empresa belga-brasileña AB InBev compró la cervecera. En mayo del año pasado se anunció que Orlegi compró al Atlas de Guadalajara, por lo que desde el torneo pasado tiene dos representantes en la Liga MX.

Grupo Pachuca

Es uno de los grupos empresariales deportivos más importantes de México. El consorcio liderado por Jesús Martínez es dueño del León y Pachuca. Entre ambos equipos ha conquistado ocho títulos de primera división desde 1999.

Además, la firma hidalguense es dueña también de Mineros de Zacatecas de la Liga de Ascenso, así como del Everton de Viña del Mar, equipo que compite en el máximo circuito de Chile.

Femsa

De la mano de la refresquera, Rayados de Monterrey se convirtió en el equipo más valioso del futbol mexicano. Además de las inversiones deportivas, Femsa ha realizado otras grandes apuestas financieras relacionadas con el actual campeón.

En julio de 2015 inauguró el estadio BBVA, el cual significó una inversión de 200 millones de dólares para Femsa y que tiene capacidad para 53,500 espectadores.

Además del campeonato nacional, en diciembre el equipo obtuvo el tercer lugar en el Mundial de Clubes, torneo en el que se enfrentó contra el Liverpool, campeón de la Liga de Campeones de Europa.

Grupo Omnilife

Desde 2002, la empresa fundada por Jorge Vergara, es propietaria del Guadalajara, equipo que compró en 2002 y con el que acumula dos títulos de liga desde ese año.

Tras la muerte de Vergara en noviembre de 2018, su hijo Amaury se hizo cargo del equipo. Para este torneo acumula una inversión que roza los 50 millones de dólares en compra de futbolistas como Víctor Guzmán y Uriel Antuna.