financiamiento transición energética

26 de noviembre 2021 | 5:00 am

La reforma eléctrica que propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no representa un impedimento para el desarrollo de las energías limpias en el país o al menos así lo considera Costanza Levicán, CEO y fundadora de Suncast, una startup chilena que llegó a México en 2021 y aplica inteligencia artificial al mantenimiento y operación en plantas de energía renovable.

Si México disminuye su capacidad instalada (cantidad de centrales solares y eólicas), México seguirá teniendo el triple de capacidad respecto a Chile. Aunque ocurran algunas dificultades, es relevante

dijo en entrevista a EL CEO.

Lee: Reforma eléctrica desata incertidumbre en la operación de paneles solares 

México tiene entre 6 y 7 GigaWatts de capacidad fotovoltáica instalada, mientras que en Chile hay más de dos y en Emiratos Árabes solo una.

Incluso, el expertis de Chile y México en el ámbito solar se puede aplicar a Medio Oriente, ya que la región está recién iniciando su crecimiento en energía solar fotovoltaica.

Te puede interesar: BlackRock recauda 4,800 millones de dólares para invertir en energía renovable

Inteligencia artificial, de la mano con energías renovables 

El crecimiento de las energías renovables amplía el potencial de los desarrolladores de inteligencia artificial, quienes proveen de la tecnología para operarlas y darles mantenimiento, de acuerdo Levicán.

Algunos lugares de Latinoamérica primero vieron todo esto de generar energías a través de la fuente solar y eólica. Ahora, nuestros países tienen esa oportunidad de crear inteligencia tanto en servicios de ingeniería y profesionales, como en servicios digitales y aplicaciones

comentó.

 

La empresa chilena opera desde hace cuatro años con 10 empresas internacionales y al inicio del 2021 comenzó actividades en México en las plantas Potosí Solar, de FRV, y Viborillas que pertenece a White Summit Capital.

Los países pioneros en energías renovables -como solar y eólica- están en Europa, principalmente en Alemania, España y Francia.

Un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) muestra que México tiene un territorio 5.5 veces mayor que Alemania y una radiación 5.0 veces superior, pero la energía solar generada en el país europeo es 44.2 veces superior.

Con respecto a China, México tiene un territorio 4.9 veces menor, pero tiene una radiación solar promedio 1.2 veces mayor.

La energía solar es muy usada en California, Estados Unidos, mientras que en Canadá destaca la eólica, según datos de Suncast.

China, por su parte, destaca como fabricante de paneles solares, una actividad que no se realiza aún en América Latina, donde la pandemia provocó un freno en la importación y exportación de paneles solares lo que provocó que aumentara su precio.

La tecnología mejora el funcionamiento de la energía limpia

La precisión que los desarrolladores buscan lograr mediante sus algoritmos permite a los operadores de energía renovable aumentar su producción entre 1 y 1.5%, elevar 0.5% la generación y disminuir 50% los costos de limpieza de los paneles.

Por ejemplo, Suncast opera una aplicación para paneles solares que permite calcular cuánta energía generará cada central y enviar la información al regulador, de la forma que lo requiere.

Además, da mantenimiento proyectivo, ya que analiza el rendimiento del parque e identifica el nivel de suciedad de los paneles fotovoltaicos y las fechas exactas para realizarles limpieza.

En México, las empresas que manejan paneles solares están obligadas a enviar al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) las predicciones diarias de la energía que generarán, y si no lo hacen, son penalizadas.

Lee: Cenace distorsionó precios del mercado eléctrico en 2020

Sin embargo, estas estimaciones tienen un margen de error, que reduce con el análisis de datos logrado mediante la inteligencia artificial.

“En Chile, el promedio nacional de error de las plantas solares es de 5.5%, con la aplicación reduce a 2.5%”, concluyó.

Puedes leer: Iniciativa de reforma eléctrica afectaría a proyectos privados de energía.- Fitch