fbpx
hombre con barba

10 de noviembre 2019 | 5:00 am

¿Demasiadas barbas en la calle y en redes sociales? La moda de tener barba en México se ha convertido en una oportunidad de negocios para compañías como Procter & Gamble o Colgate Palmolive, quienes ven una veta de negocio para explotar, después de que se vieron afectadas por la caída en ventas de rastrillos y cremas para rasurar.

Un ejemplo es la marca Gillette de P&G, cuyas ventas cayeron 3% el año pasado, que su director de Finanzas, Jon Moeller, atribuyó a que menos personas se afeitan.

“El ciclo de compra es uno muy largo: si nos acaba de comprar un paquete de 12 cuchillas de afeitar, probablemente no lo vuelva a hacer en esa categoría durante un año”, comentó Moeller en conferencia telefónica.

Sin embargo, las empresas le quieren dar la vuelta con innovación y con productos dirigidos a quienes poseen vello facial.

La moda de los hombres por usar barba ha beneficiado a un sector de nuestro negocio, pero también hemos encontrado una oportunidad para meter nuevos artículos dirigidos a estas personas que ahora no tienen miedo a cuidar su aspecto

dijo Eduardo Álvarez, director de cuidado oral y afeitado de P&G, en entrevista con EL CEO.

Por ejemplo, la multinacional ha sacado al mercado rasuradoras eléctricas y otras máquinas de afeitado con un precio por encima de los rastrillos desechables, además de otros productos que ayudan a delinear las barbas y a recortarlas.

Álvarez comentó que, aunque la moda de la barba toma fuerza, los rastrillos y cremas para rasurar tienen presencia permanente en la rutina del hombre.

El segmento de cuidado masculino tiene un valor menor al de belleza y cuidado personal, pero su crecimiento ha sido más amplio.

De 2013 a 2018, la división masculina de belleza creció 38.1% y alcanzó un valor de 1,531.1 millones de dólares en México. En tanto el segmento en general se expandió 33.6% en el mismo lapso, de acuerdo a datos de la consultora de mercados Euromonitor International.

Otro factor que puede ayudar a las empresas es el cambio en el significado que dan las personas a la masculinidad.

Un reporte de Euromonitor destaca que, a medida que las ventas de productos de aseo para el hombre crecen, las marcas y los minoristas esperan capturar este beneficio, al promover y reforzar rasgos masculinos, como la confianza, la protección, el estar en forma y la fuerza.

Instagram también tiene la culpa

El posicionamiento de marcas y productos a través de influencers o posts pagados en redes sociales, en especial Instagram, han hecho que la tendencia de usar barba se vuelva una moda y pone al alcance del usuario nuevos productos.

La plataforma, propiedad de Facebook, introdujo la función shopping tags desde 2017, con la cual, a través de un toque en la pantalla, se puede ver los precios de los productos etiquetados en la publicación.

También incluye un link que lleva al usuario a la página de comercio electrónico de la marca, en donde puede comprar el producto visto.

El negocio y principal ingreso de Instagram es la publicidad: sus clientes pagan por tener un mayor alcance entre los usuarios de la aplicación.