11 de marzo 2022 | 6:48 pm

Advertisement

Deutsche Bank, uno de los bancos más grandes de Alemania, informó que se retiraría de forma inmediata del territorio ruso; mientras tanto, S&P anunció que mantendría la calificación de Ucranias en B-.

El primer banco alemán, Deutsche Bank, anunció este viernes su marcha de Rusia, siguiendo el paso de otras entidades financieras internacionales como Goldman Sachs o JP Morgan Chase.

Como otras empresas internacionales “y en línea con nuestras obligaciones legales y regulatorias, estamos reduciendo nuestras actividades restantes conforme a las exigencias legales y reglamentarias”, indicó el grupo en un comunicado.

Paralelamente ayudamos a nuestros clientes internacionales no rusos a reducir sus actividades en el país. Ya no hacemos nuevos negocios en Rusia

añadió la entidad, condenando la invasión rusa de Ucrania lanzada el 24 de febrero.

Deutsche Bank señaló que ya había “reducido sustancialmente su implicación y su presencia en Rusia desde 2014”, año en que Moscú ocupó la península de Crimea y estalló una guerra entre separatistas rebeldes prorrusos y Kiev.

El banco había explicado esta semana que su exposición directa en Rusia era “muy limitada”, con solo 0.3% de su cartera de préstamos global.

Por contra, la entidad posee un importante centro tecnológico en Rusia con 1,500 especialistas informáticos al servicio de su banca de inversión.

 Te puede interesar: JPMorgan y Goldman Sachs anuncian salida de Rusiaç

Calificación de Ucrania

La agencia de calificación S&P Ratings mantuvo la nota B- para la deuda de largo plazo de Ucrania, así como el estatuto “CreditWatch“, que prevé una posible baja a futuro, debido a la invasión rusa del país.

“El estatuto CreditWatch indica que podríamos bajar la calificación si el conflicto armado llega a debilitar considerablemente la economía de Ucrania, sus liquideces externas, su sistema financiero o la capacidad administrativa del gobierno”, resaltó S&P en un comunicado.

Sin embargo, la agencia dijo esperar “a que el servicio de la deuda y las necesidades de crédito del gobierno estén enteramente cubiertos por un respaldo financiero internacional durante al menos los próximos 12 meses”. 

La agencia rebajó el 25 de febrero, un día después del inicio de la invasión rusa, la calificación de Ucrania de B a B-, aunado a una perspectiva negativa con el estatuto de “CreditWatch”, previsto para durar 90 días.

Te puede interesar: Biden busca excluir a Rusia del comercio internacional; aplica más sanciones

Advertisement