5 de agosto 2022 | 5:00 pm

Cuando el servicio de entrega de comida Grubhub llegó a un acuerdo con Amazon a principios del mes de julio, ofreciendo a los clientes Prime un año de entrega gratuita, las acciones de sus rivales se desplomaron.

El acuerdo –un salvavidas para Grubhub que aumentará la presión sobre sus competidores– fue el último ejemplo de una empresa de entrega de comida a domicilio que toma medidas para renovar su negocio frente una recesión anticipada. 

Si bien el negocio de reparto de comida fue uno de los grandes beneficiados por la pandemia del COVID-19, ese efecto ha disminuido a medida que los consumidores, ante el aumento de los precios, han empezado a recortar gastos.

Pese a este escenario, los analistas siguen creyendo que el reparto de comida acabará siendo una fuente de ingresos, dado el gusto de los clientes por la comodidad. 

Sin embargo, de momento el sector tiene que hacer frente a la crisis del costo de vida y la alta inflación, por lo que las empresas serán juzgadas por el cumplimiento de sus objetivos de margen, y no de crecimiento.

Por esa razón, las empresas están reduciendo costos y saliendo de los mercados no rentables o haciendo movimientos tácticos como Grubhub para hacer frente al clima más difícil.

A medida que el frenesí de financiamiento de los últimos años se reduce, muchas empresas buscan racionalizar y salir de los mercados en los que no tienen una posición de liderazgo

dijo Fahd Beg, un ejecutivo de Prosus, quien tiene inversiones en empresas de comida de todo el mundo

Te puede interesar: La guerra por la entrega del súper toma otro rumbo: ¿la alianza o la muerte ante el regreso a la normalidad?

Más comisiones, menos empleo

Aunque restaurantes como Just Eat Takeaway elevó las comisiones de los restaurantes en toda Europa, a la par eliminó puestos de trabajo en Francia; mientras que Uber Eats abandonó Brasil y la británica Deliveroo salió de España.

“Todo el mundo está reduciendo su tamaño, todos entienden que ahora tienen que ser rentables”, dijo la analista de Citi, Monique Pollard.

Los analistas de la industria aseguran que los actores que ya dominan una región están mejor situados para ampliar su liderazgo.

Entre ellos se encuentran DoorDash en Estados Unidos, Just Eat en el norte de Europa, Glovo de Delivery Hero en el sur de Europa e iFood en Brasil, quienes pueden invertir los beneficios operativos para reforzar su red de entrega y añadir más restaurantes a sus plataformas. 

No obstante, las empresas que ocupen el segundo o tercer puesto sufrirán, según los analistas.

Con el acuerdo de Grubhub con Amazon, la empresa reforzará su red de reparto, partiendo de bastiones urbanos como Nueva York.

Amazon tiene un acuerdo similar con Deliveroo, que es un jugador importante en Londres y París.

Caen pedidos 

El número de pedidos de entrega de restaurantes en Estados Unidos cayó un 6.3% en los 12 meses que terminaron en junio, hasta los 4,800 millones, la primera caída interanual que experimenta el sector desde 2016, según datos de The NPD Group/CREST.

Morgan Stanley, por su parte, reveló que sus encuestas mostraron que el gasto en restaurantes es uno de los primeros lugares donde los consumidores buscarán ahorrar dinero si hay una recesión.

La entrega de alimentos también se destaca como un riesgo único, dado que esto tiende a ser caro en una base por persona y, probablemente visto, como indulgente por algunos grupos de consumidores

aseguró Morgan Stanley

Te puede interesar: Salinas Pliego le hará competencia a Rappi y Uber Eats, anuncia plataforma de delivery

Amazon ‘da empujón’ 

El acuerdo con Amazon será una inyección en el brazo para Grubhub, que Just Eat Takeaway compró por 7,300 millones de dólares en 2021, pero que ahora ha revelado que está en venta. 

La afluencia de nuevos suscriptores –alrededor de dos millones solo en julio, según informó el Wall Street Journal– ayudará a Grubhub a hacer un mejor uso de su red de entrega existente, según los analistas.

El análisis de Morningstar estimó que Grubhub tenía tres millones de suscriptores a finales de 2021, y podría duplicar ese número en el primer año del acuerdo con Amazon.

Estimó que el acuerdo de Amazon con la británica Deliveroo, lanzado en septiembre de 2021, hizo que se duplicaran los suscriptores de 750,000 a 1.5 millones en el primer mes tras el acuerdo.

Amazon Prime tiene aproximadamente 10 veces más suscriptores en Estados Unidos que en Gran Bretaña.

Pollard, de Citi, dijo que DoorDash sigue teniendo una posición dominante en Estados Unidos, mientras que Uber se beneficia de una red de entrega a nivel nacional en el país.

Lo que el acuerdo con Amazon hace para Grubhub es que “cambia la narrativa para ellos de una en la que están perdiendo cuota, a una en la que empiezan a recuperar cuota, particularmente en el corto plazo”, dijo.

Mantener los márgenes, el reto

Con sólo dos o tres operadores en cada país, los que se quedan están mejor situados para proteger los márgenes en una recesión.

Deliveroo y Delivery Hero recortaron sus previsiones de ventas la semana pasada. 

Pero sus acciones subieron al mantener o mejorar las previsiones de beneficios operativos.

“En el futuro, las eficiencias operativas serán recompensadas y se reflejarán en las valoraciones del mercado público y privado”, dijo Beg de Prosus en respuesta a Reuters.

Los líderes de cada mercado ya están establecidos y los que se centran en la entrega “podrán defender con éxito sus negocios”, dijo.

Con información de Reuters