5 de agosto 2022 | 5:00 pm

Los elevados niveles inflacionarios por fin se materializaron en el consumo privado del país, ya que durante mayo pasado, este indicador rompió su racha de crecimiento.

El Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior (IMCPMI), ajustado por estacionalidad y que mide el gasto por parte de los hogares en bienes y servicios de consumo, cayó 0.42% en el quinto mes del 2022, respecto a abril.

Esta variación del IMCPMI, que realiza en Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), significó romper una racha de 10 meses consecutivos con alzas, demostrando que la inflación en el país ya cobró efecto en el bolsillo de los mexicanos.

El consumo privado no logró vencer, como en meses anteriores, una alta inflación, que en mayo se ubicó en 7.65% anual, que junto con el dato de abril, fueron las mayores tasas en más de 21 años.

La aceleración de los precios al consumidor en México deriva, principalmente, de la invasión rusa en Ucrania, conflicto que eleva los precios internacionales de combustibles, granos, fertilizantes, algunos metales y otros insumos.

Te puede interesar:Plan contra la inflación no logra inyectar confianza en los consumidores

Remesas, sin efecto

Tampoco el dinamismo de las remesas, que en mayo alcanzaron máximo histórico con 5,172 millones de dólares, detonó el consumo privado, que representa alrededor de 65% del PIB nacional.

En meses previos, el esfuerzo de los connacionales por enviar dinero a sus familiares pesó más que la inflación.

Además, está la apuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador para incentivar el consumo, que es un plan antiinflacionario que pretende estabilizar los precios de 24 productos de la canasta alimentaria, aunque como se dio a conocer en los primeros días de mayo, su efecto en el IMCPMI se reflejaría en el dato de junio.

También leer: Recuperación del mercado laboral de EU repunta ingreso de remesas en México

Componentes del consumo privado

De los componentes del IMCPMI, el gasto en bienes y servicios de origen nacional mostró un descenso mensual, con ajuste estacionario, la primera caída después de 10 meses de aumentos.

En su interior, el subíndice de bienes bajó 1.13%, mientras el de servicios incrementó 0.12%; este último obtuvo su mejor resultado en cuatro meses.

Por su parte, el componente de bienes importados ascendió 0.60%, el menor nivel en cuatro meses, manifestando que todavía hubo interrupciones en las cadenas mundiales de proveeduría.

Los riesgos siguen siendo los mismos: alta inflación y encarecimiento del crédito al consumo.

Se prevé que el Paquete Contra la Inflación y la Carestía del gobierno federal no incentive aún el IMCPMI del mes de junio.

Conoce más: Consumo privado registra su mejor febrero en los últimos 18 años