fbpx
WeWork

14 de septiembre 2019 | 5:00 am

The We Company, dueña de WeWork, podría buscar una valuación de entre 10,000 y 12,000 millones de dólares en su oferta pública inicial (OPI), muy por debajo de los 47,000 millones de dólares en los que estaba valuada en enero, durante su última ronda de financiamiento privado, según fuentes cercanas al tema.

Esto significa que podría ser valuada por debajo del monto de recursos que ha recibido de inversionistas desde que fue fundada en 2010, que suman 12,800 millones de dólares, según datos de Crunchbase.

También sería un gran golpe para su mayor inversionista, el Vision Fund de Softbank, en un momento en el que trata de captar 108,000 millones de dólares para un segundo fondo de inversión.

Las fuentes pidieron no ser identificadas pues aún no se ha tomado una decisión. WeWork y Softbank no respondieron a las solicitudes de comentarios.

The We Company está bajo presión para que realice su OPI, pese a la profunda caída en la valuación, para poder fondear sus operaciones.

“Los inversionistas han expresado preocupaciones acerca del modelo de negocio de la startup de oficinas compartidas, que depende de una mezcla de obligaciones de largo plazo e ingresos de corto plazo, lo que da pie a preguntas sobre cómo resistirá una desaceleración económica”, explica Reuters.

Pese a las complicaciones, WeWork aún apunta a debutar en el Nasdaq este mes y su roadshow podría empezar incluso la próxima semana.

Cambios en gobierno corporativo

Este viernes, la empresa anunció cambios en su modelo de gobierno corporativo, incluida una reducción en el poder de su fundador y CEO, Adam Neumann, para tratar de calmar las preocupaciones de inversionistas sobre la falta de un camino hacia la rentabilidad.

Pero las modificaciones son meramente estéticas, según Charles Elson, profesor de gobierno corporativo de la Universidad de Delaware. “Aún tendrá control sobre la composición de la junta directiva”.

Las acciones de Neumann ahora tendrán un poder de 10 votos por título, en vez de los 20 establecidos previamente, pero aún así retendrá el control mayoritario de la empresa.

El CEO también aceptó entregar a The We Company las ganancias que obtenga por acuerdos inmobiliarios con la empresa, pues pese al posible conflicto de interés, Neumann renta edificios de oficinas a la firma que lidera.

Asimismo, se aplicará un límite de 10% a la cantidad de acciones que podrá vender en el segundo y tercer año tras el debut bursátil.

No es el único acuerdo cuestionable de Neumann. A inicios de septiembre, dijo que devolvería un pago de 5.9 millones que le hizo la empresa para comprarle el derecho de uso de la palabra “we”, cuyo registro poseía.

Desencuentro con Softbank

El jefe de Softbank, Masayoshi Son, ha presionado a Neumann para que retrase la OPI, pero no lo ha logrado.

Si lo hiciera, The We Company tendría que emitir deuda para reemplazar el paquete de créditos bancarios por 6,000 millones de dólares que obtuvo el mes pasado, contingentes a que levante más de 3,000 millones de dólares en su debut bursátil.

Aún no está claro si Softbank participará en la OPI, aunque The Wall Street Journal reportó que podría destinar hasta 750 millones de dólares a comprar acciones. La última inversión que hizo en la empresa fue en enero, cuando le dio 2,000 millones de dólares.

En este entonces, WeWork aún presumía una valuación de 47,000 millones de dólares.

Con información de Reuters

Comparte