fbpx

Tres consejeros del gobierno federal y tres independientes son considerados radicales por sus posturas en cuanto al modelo de negocios y operativo de Pemex, lo que podría no gustar a inversionistas y calificadoras. 

Eduardo Aguilar

Reportero de Política

Esta semana se votará el Plan de Negocios de Pemex, una de las decisiones más importantes para el futuro de la empresa productiva del Estado y para el país, puesto que será definitorio para la calificación crediticia de la petrolera y de la nota soberana. 

 

Los analistas e inversionistas están a la expectativa, principalmente por la estrategia de exploración y producción de la petrolera en los próximos años. 

 

El subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, dijo que lo más importante del Plan es cómo se revertirá la caída en la producción, así como la fuente de financiamiento para llevar a cabo estas actividades.

 

“Una vez que se empiece a discutir con nosotros estaremos en mejor posición de ver la solidez de éste y tratar de estimar cómo va a ser percibido por las calificadoras”,

dijo Herrera en una entrevista. 

 

Esta iteración del plan tiene un peso superior a otras ediciones. Se da después de que Fitch degradara la nota de BBB- a BB+, dejando los bonos de Pemex sin grado de inversión. Moody’s, por su parte, mantuvo la calificación de A3, pero cambió su perspectiva de estable a negativa. 

 

Ambas calificadoras justificaron su decisión explicando que el país presenta un bajo crecimiento, aunado a una insistencia por apoyar fuertemente a Pemex sin un plan convincente.

 

Expertos dijeron al periódico británico The Financial Times estar seguros de que Moody’s bajaría la nota de Pemex, pero no se aventuraron a pronosticar cuándo.

 

Daniela Savoia, analista de crédito de EM en Fisch Asset Management, dijo que han visto ventas forzadas de hasta 1,000 millones de dólares en bonos de Pemex, por lo que una baja en la calificación podría traducirse en 10,000 millones más, lo que convertiría a la empresa en un ‘ángel caído’.

 

Herrera dijo estar a la espera de que el plan sea discutido con ellos y reveló que uno de los índices con el cual se juzgará será la posible reacción de las calificadoras.

 

La aprobación del plan, como cualquier otra decisión de Pemex, es sometida a votación entre los miembros del Consejo de Administración, los Consejeros del Gobierno Federal y los Consejeros independientes. 

 

Para sesionar, es necesaria la presencia de seis consejeros, al menos dos de ellos independientes. 

 

Se requiere de una mayoría idealmente compuesta por el voto favorable de dos independientes, de otro modo se emitirá una segunda votación en menos de 20 días, esta vez en busca de una mayoría simple. Se trata del último paso antes de su publicación, ya que cualquier modificación debe realizarse previo a la votación. 

 

El consejo está integrado por ocho miembros, entre los que no se encuentra Octavio Romero, ya que la Ley de Petróleos no contempla al director general de la empresa como parte del proceso, algo que Morena ha intentado modificar con la iniciativa de darle más atribuciones al CEO de Pemex.  

 

El Plan de Negocios no debería sufrir para ser aprobado, ya que hasta ahora el Consejo ha aprobado todos los asuntos puestos a votación desde la sesión extraordinaria 936, el 8 de enero de este año, a la que aún asistieron los consejeros independientes que más tarde renunciaron a sus puestos.

 

Se trata de Carlos Elizondo, María Teresa Fernández y Octavio Pastrana, que fueron sustituidos por Juan José Paullada Figueroa, José Eduardo Beltrán Hernández y Francisco José Garaicochea y Petrirena.

 

Debido a la composición del Consejo, y a pesar de la opinión de las calificadoras, los expertos esperan que se apruebe un plan de negocios similar a la inercia de Petróleos Mexicanos.

 

“Yo creo que se va a presentar un plan totalmente improvisado porque es lo que se ha estado haciendo. Va a ser un modelo altamente estatal y va a ser una especie de paráfrasis de un plan de negocios anterior.”

Miriam Grunstein, Investigadora asociada al Centro México de Rice University.

 

“Mi sensación es que han querido quitar cualquier tipo de oposición dentro del grupo colegiado. No me extrañaría que todos los consejeros que quedaron estén a favor del gobierno.”

Rodrigo Favela, Socio, HCX

 

Estos son los perfiles y posiciones ideológicas de los consejeros que van a votar el Plan de Negocios de Pemex. 

CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN
rocio
Arturo
CONSEJEROS DEL GOBIERNO FEDERAL
graciela
victor
manuel
CONSEJEROS INDEPENDIENTES

Carlos Elizondo, María Teresa Fernández renunciaron a su puesto en abril como consejeros independientes de Pemex, argumentando diferencias de opinión con la nueva administración. 

 

Octavio Pastrana también renunció en junio. Pemex requiere de al menos dos consejeros independientes para sesionar, por lo que los puestos fueron rápidamente ocupados por tres candidatos que López Obrador consideró comprometidos con una visión de estado en la empresa: 

juan
jose_beltran
garai

Reportero: Eduardo Aguilar
Diseño y programación: Cristian Laris