11 de marzo 2022 | 5:00 am

Advertisement

El conflicto entre Rusia y Ucrania no solo impactará la derrama económica del turismo procedente de estos países a México, sino también obstaculizará la recuperación del sector, que fue uno de los más golpeados por la pandemia del COVID-19. 

Las tensiones entre ambas naciones han generado un aumento en los precios del petróleo, lo que a su vez impacta en la turbosina que pagan las líneas aéreas y que, de alguna forma, trasladarán estos aumentos en los precios de los boletos que pagan los usuarios. 

Te puede interesar: Boletos de avión serán más caros; aerolíneas enfrentarán mayores costos de turbosina y de coberturas

Con ello, se genera un panorama con pocos incentivos para los viajeros, lo que supone un obstáculo más para la recuperación de este sector.

La gente va a tener menos dinero en sus bolsillos para viajar (…) El turismo siempre ha sido la industria más vulnerable en cualquier problema en el mundo, especialmente por los aumentos de costos

dijo Verena Knopp, presidenta del Consejo Nacional de Exportadores Turísticos (Conexstur).

En 2021 se registraron 18.1 millones de turistas de internaciónaquellos que pasan al menos una noche en un alojamiento privado, un repunte de 67% anual, pero aún 24% por debajo de los 23.8 millones de visitantes contabilizados en 2019, previo a la pandemia.

Turismo, lejos de la meta de 8.3% del PIB

El pasado noviembre el secretario de Turismo, Miguel Torruco, estimó que tras descender a 6.7% del PIB nacional en 2020, el PIB turístico representaría 7.1% al cierre de 2021. 

De hecho, en ese entonces, el funcionario consideraba que el PIB turístico alcanzaría 8.3% del nacional al término de este año, con lo que prácticamente volvería a sus niveles prepandemia, pero los sucesos en Europa podrían cambiar la proyección.

No creo que el conflicto lo vaya a volver a contraer (al sector turismo), ya estamos en una etapa de recuperación, pero sí lo puede estancar y va a hacer más lenta la recuperación del turismo, sobre todo el internacional

consideró Carlos Cordero, coordinador de la Licenciatura en Relaciones Internacionales de Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

Sin embargo, el sector turístico podría beneficiarse en el sentido de que los turistas prefieran viajar más dentro de la región de América y no a Europa. 

Turismo ruso, de importante derrama

De las entradas aéreas procedentes de Europa en 2021, Rusia y Ucrania figuran en los 10 primeros lugares, con 75,446 entradas y 28,228 ingresos, respectivamente.

Aunque en el comparativo global, Rusia se ubica en el décimo sexto escaño y Ucrania en el puesto 27, según datos de la Secretaría de Gobernación. En comparación, Estados Unidos, que ocupa el primer puesto, registró 10.2 millones de entradas aéreas el año pasado.

No obstante, la importancia del turismo ruso más allá del volumen de visitantes radica en la derrama económica, que de acuerdo con datos de la Sectur ascendió a 83 millones 758,000 dólares en 2021.

Te puede interesar: PIB turístico aún sin recuperar los niveles prepandémicos; crecimiento del 2T21 fue insuficiente

Turismo de élite

De acuerdo con los especialistas, el viajero de Rusia que viene a México pertenece a la clase media alta y alta, se hospeda en hoteles de gama alta y gasta mucho más que el promedio de visitantes de otros países.

El turismo ruso que nos llega es un turismo de élite y, en ese sentido, puede ser que sí se afecte a unidades productivas específicas como hoteles de lujo, destinos muy puntuales como Los Cabos, o algunas regiones de la península de Yucatán

menciona Carlos Cordero.

Cancún también sería de los principales destinos impactados, al ser el lugar al que arriban vuelos directos procedentes de Rusia. 

En el caso de Ucrania, se trata de un segmento más pequeño, con viajeros de clase media que realizan viajes más culturales, apunta Verena Knopp.

El pasado 26 de febrero, a través de su cuenta de Twitter, el secretario de Turismo, Miguel Torruco, mencionó que las sanciones por la invasión rusa podrían impactar la programación de 78,434 asientos en vuelos directos a Cancún.

Los boletos, dijo, estaban repartidos entre las aerolíneas Aeroflot, con 72%; AzurAir, con 22% y NordWind, con el 6% restante; tres compañías que en los últimos días suspendieron sus vuelos a México y otros destinos internacionales ante las restricciones al tráfico aéreo impuestas al Kremlin.

El funcionario estimó que este flujo de turistas dejaría una derrama económica de 88 millones 512,000 dólares, la cual no podrá concretarse este año.

Advertisement