31 de marzo 2022 | 5:00 am

Advertisement

Rodrigo A. Rosales

Las Micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) fueron las detonadoras del mercado laboral mexicano durante febrero del 2022, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Al cierre del segundo mes del presente año, ingresaron 3.28 millones de personas a trabajar respecto a febrero del 2021, según muestra la encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Puedes leer: Precriterios 2023: PIB con estancamiento e inflación al alza

Por tamaño de la unidad económica, de los 3.28 millones de nuevos ocupados en febrero de este año, en relación al mismo lapso del 2021, 87.8% correspondió a las Mipymes.

A los micronegocios ingresaron a trabajar 1.33 millones de personas, a los pequeños establecimientos 1.03 millones y a los medianos negocios entraron 531,249 ocupados.

Comercio generó más de una cuarta parte del empleo

Por sector de actividad económica, la creación de 3.28 millones de ocupados tuvo como su principal fuerza al comercio, con la aportación de 882,764 personas, es decir, 26.9% del total generado.

Le siguieron servicios profesionales, financieros y corporativos con 756,01 puestos; luego  restaurantes y servicios de alojamiento con un total de 741,676 empleos, en tanto que servicios sociales contribuyó con 537,649 puestos.

No te pierdas: Hacienda y banca abren la llave del crédito a las Mipymes con 10,000 mdp

También aportó empleos al mercado laboral mexicano la industria manufacturera, con 87,176 nuevos ocupados, y la industria extractiva y de la electricidad con 74,111.

Construcción registra pérdidas laborales 

Sin embargo, tres sectores presentaron pérdidas de empleos en el periodo de análisis:

  • construcción con 151,381
  • actividades primarias con 179,979 y
  • gobierno y organismos internacionales con 383,158.

Mientras que, en el rubro de no especificado, se registraron 123,194 nuevos ocupados.

Una de las buenas noticias es que el porcentaje de nuevos ocupados con acceso a instituciones de salud pública y privada fue mayor, un escenario que era a la inversa en el proceso de recuperación laboral del país.

De los 3.28 millones de personas que entraron a laborar, 50.6% tuvo acceso al sector salud.

Por condiciones de contratación, también la tendencia se revirtió, ya que 56.9% de los nuevos ocupados ingresaron al sector formal, equivalente a 1.87 millones de personas.

Advertisement