fbpx
Cinepolis

28 de noviembre 2019 | 5:00 pm

Cinépolis amplió su ventaja en el número de salas de cine que tiene en México este año sobre su rival más próximo: Cinemex.

Al cierre del 2018, Cinépolis contaba con 716 salas más que Cinemex y hasta el tercer trimestre de este año la ventaja creció a 951 pantallas, de acuerdo a datos de las empresas.

De esta forma, la empresa comandada por la familia Ramírez controla 3,899 salas en el país y 2,543 repartidas en el continente americano, España, India, Indonesia y en un futuro, Medio Oriente.

Hace 25 años inaugurábamos un cine cada mes, ahora es tres a cuatro complejos a la semana. El ritmo es alto porque no es solo México, también en otros 16 y próximamente 17 países

dijo Ramón Ramírez, director de relaciones públicas de la empresa.

De acuerdo a cifras de la propia empresa, Cinépolis tiene una cuota en el mercado nacional de cines del 67.1%, seguida por Cinemex con 29.5% y otros cines con 3.4%.

Cinépolis quiere ser el cine del futuro

La cadena de cine apuesta por la experiencia del usuario y ahora digitaliza la compra de los boletos y de dulcería con la ayuda de kioscos digitales.

Bajo este concepto las taquillas operadas por personas serán dos y estarán complementadas por otras cuatro pantallas donde se podrán adquirir las entradas para el cine y al menos otras ocho donde se pueda seleccionar la comida y bebida.

Hasta el momento la firma cuenta con cuatro cines con el nuevo formato, los cuales están distribuidos dos en Monterrey y el resto en la Ciudad de México en los centros comerciales Parque Toreo y Gran Terraza Coapa.

Ramírez aún no tiene claro cuántas unidades bajo este formato abrirán, pero el plan sería remodelar las existentes y añadir nuevas.

“Todo irá en función a la retroalimentación del cliente y a la adopción. Iremos a paso lenta”, comentó.

La expansión de sus áreas de taquilla y dulcerías no verá comprometida el número de butacas que se tengan en las salas ni el tamaño de éstas.

Añadió que, con la implementación de la tecnología no se recortarán a los trabajadores, pues ampliaran el área de cocina y también funcionarán para dar asesoría a los clientes que tengan problemas con los kioscos.