fbpx

9 de agosto 2019 | 5:00 am

En los últimos cuatro años los ingresos de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) se triplicaron, en buena medida gracias a los retornos generados por la Fórmula 1 que lleva a cabo en la Ciudad de México.

Los ingresos de CIE al cuarto trimestre de 2018 crecieron 204% con respecto a los que tuvo en el mismo lapso de 2014, cuando aún no regresaba el Gran Premio al país.

En contraste, los tres años anteriores a la llegada del Gran Premio fueron retadores para CIE. En el periodo octubre-diciembre de cada año, la compañía registró una caída promedio en sus ingresos de 7.2%.

Una vez que ‘arrancó el gran circo’, los números de la empresa comenzaron a crecer. En los últimos trimestres del año, sus ingresos aumentaron en promedio 36.3%, según sus reportes trimestrales.

“Este incremento se atribuye principalmente a la realización durante el trimestre del Gran Premio de México de Fórmula 1, realizado en el Autódromo Hermanos Rodríguez, el cual registró una asistencia de más de 300,000 espectadores”, informó CIE después del primer evento en 2015.

Carrera costosa, pero de grandes retornos

México volvió a ser sede de la máxima competencia automovilística y rompió con 23 años de ausencia. Sin embargo, significó un desembolso importante, pero con grandes retornos.

Traerla de vuelta representó una inversión de 413 millones de dólares (mdd), de los cuales CIE invirtió 200 mdd. El resto de los 213 mdd los desembolsó el gobierno federal que en ese momento encabezaba Enrique Peña Nieto, a través del Consejo de Promoción Turística de México.

De este modo, se comprometió que el evento tuviera lugar por cinco años en la capital del país.

Entre 2015 y 2018, más de un millón de mexicanos y extranjeros asistieron a un Gran Premio de México, donde los tickets de entrada alcanzaban los 23,200 pesos, según información de la compañía.

Fue hasta el inicio del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador que se replanteo el contrato.

No sé cómo esté lo de los contratos de la Fórmula 1. Si no están firmados ya no vamos a poder (realizarlo) porque en algunos casos estos eventos se financiaban con el Fondo de Fomento al Turismo y ya (…) está comprometido para la construcción del Tren Maya

dijo López Obrador en la conferencia matutina del 19 de febrero pasado.

Por su parte, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, también dijo que el evento resultaba ‘oneroso’. Pero, después suavizó su postura y dijo estar dispuesta a recibir alternativas financieras para realizar el evento.

Fideicomiso privado, la solución para la F1

Después de que el gobierno se negara a seguir invirtiendo en la competencia, la iniciativa privada, encabezada por Alejandro Soberón, presidente y director general de CIE, formaron un fideicomiso privada para extender el contrato original hasta 2022.

Quiero agradecer y hacer un reconocimiento a la doctora Sheinbaum por su idea de crear un fideicomiso privado, invitar a la comunidad empresarial para tomar un rol más importante y activo en la carrera. De esta forma construir conjuntamente un nuevo modelo de financiamiento el evento

dijo Soberón en conferencia de prensa.

El modelo no es nuevo. El Gran Premio de Gran Bretaña opera de una forma similar, donde el gobierno queda fuera de la inversión.

En Inglaterra, la carrera se lleva a cabo en la pista de Silverstone, que es propiedad de British Racing Drivers Club (BRDC), un grupo de 850 miembros que incluye iconos de carreras globales como Mario Andretti, Roger Renske y Sir Jackie Stewart.

El BRDC carece de un solo propietario que pueda inyectar dinero al Gran Premio, las decisiones de inversión deben someterse a votación. De esta manera recibe ingresos de las cuotas de los miembros, del alquiler de las pistas y de la venta de boletos.