7 de junio 2022 | 5:00 am

Advertisement

La capacidad instalada en la red eléctrica nacional creció 3.65% en el 2021 respecto al 2020, gracias a la entrada de las centrales de ciclo combinado (CCC) -impulsadas por el gas natural- eólicas y fotovoltáicas, según el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2022.

Al cierre del 2020, la capacidad que instalaron en la red la Comisión Federal de Electricidad (CFE), los Productores Independientes de Energía (PIE) y el resto de los permisionarios fue de 83,121 MW, mientras que al cierre de diciembre de 2021 se incrementó hasta llegar a 86,153 MW. 

Por su parte,  las centrales eléctricas en pruebas aportaron 4,025 MW, donde destacaron las CCC con 1,978 MW y las eléctricas fotovoltaicas con 1,181 MW.

Menos trabas a ciclos combinados

Eleazar Castro, analista del sector energético, comentó que en el Centro Nacional de Energía (Cenace) hay menos rechazó a las CCC que quieren entrar a la red porque no tiene variaciones en la generación de MW. 

La tecnología de las CCC se ha utilizado más que la fotovoltaica y eólica, lo que puede ayudar a tener un mayor crecimiento en la capacidad de la red. Las CCC consisten  en una central de gas natural que utiliza dos turbinas para generar electricidad.

Una CCC puede ayudar a desplazar centrales de combustóleo, centrales de técnica convencional o combustión interna que se caracterizan por tener una tecnología más vieja y menos eficiente. 

 En cuanto a las centrales eólicas y solares, hemos estado viendo que ha habido negativas para actualizar permisos y que hay un poco más de resistencia para que entren esas tecnologías

mencionó Salazar.

No te pierdas: CFE generó energías limpias “involuntariamente”; temporada de lluvias impulsó hidroeléctricas 

Transmisión crecería en 2024 

El principal reto del Sistema Eléctrico Nacional sigue siendo la red de transmisión, y en el caso de las fuentes renovables, que cuenten con regulación primaria, secundaria, control de rampas y de voltaje. 

 No hay un crecimiento en la red de transmisión y no ha habido en los últimos años. Se ve un rezago, pero también se ve que puede haber crecimiento para el 2024

 afirmó Eleazar Castro.

Para lograrlo se requiere inversión con esquemas donde el financiamiento se realiza por parte de los privados y el gobierno va pagando a 30 años esa energía, por ejemplo. 

Bajo este esquema de financiamiento se iban a licitar las líneas de transmisión de Baja California, Hermosillo y del Itsmo hacia el Bajío. 

“Sin embargo, ahora no hay incentivos, no hay planes firmes, no vemos claro cómo pudiera crecer esto”, mencionó el especialista.

En la Península de Yucatán no se está aprovechando la capacidad porque existe una especie de cuello de botella que limita la transmisión. 

Puedes leer: CFE presenta estrategias para el abastecimiento de gas en las penínsulas mexicanas