20 de enero 2022 | 5:00 am

La compra de Citibanamex por parte de Banorte crearía el mayor banco del país en términos de activos, arrebatando el primer lugar al banco español BBVA; mientras que una adquisición por parte de los otros postores mexicanos mencionados por el presidente Andrés Manuel López Obrador tendría un menor peso en la reconfiguración del sistema bancario.

Actualmente, Citibanamex y Banorte ostentan el tercer y cuarto lugar en participación de mercado por activos, pero al unirse se catapultarían al primer puesto con 2.75 billones de pesos en activos, lo que representa 23.49% del total.

En segundo lugar quedaría BBVA con 22.74% de los activos y en tercero quedaría Santander con el 15%. Aunque en conjunto, solo estas tres instituciones concentrarían 61.28% de los activos.

La unión Banorte-Banamex también conformaría al mayor banco en cuanto a cartera total, que ascendería a 1.37 billones de pesos, 24.78% del mercado de crédito nacional.

Lee también: Venta de Citi, una oprtunidad para mejorar la competencia en México

Banorte cuenta con experiencia en fusiones y compras

En una nota, Bank of America Global Research consideró al banco que preside Carlos Hank González, como el mejor postor, destacando su sólida posición de capital, historial exitoso de consolidación, rol en la transformación digital y un valor de mercado de 20,700 millones de dólares que es más del doble que el de interesados como Inbursa.

 Tienen la experiencia de fusiones y adquisiciones que han hecho en el pasado, como con Interacciones e Ixe y bancos de menor tamaño, conocen bien el mercado mexicano y serían de los bancos mexicanos más grandes incluso a nivel de Latinoamérica

comentó Carlos González, director de Análisis Económico, Cambiario y Bursátil en Grupo Financiero Monex.

El analista consideró que también podrían tener mayor afinidad por el tipo de negocios, nichos a los que se dirigen, además de que la unión de sus redes de sucursales, que en conjunto representarían el 20.8% del total, les permitiría hacer economías de escala.

Sin embargo, apuntó que de concretarse, la compra podría enfrentarse a obstáculos regulatorios por la mayor concentración de mercado que implica, una vez que sea sometida a la aprobación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y de la CNBV.

Los otros interesados

Además de Hank González, el presidente López Obrador nombró a otros tres postores nacionales: Ricardo Salinas Pliego, de Banco Azteca; Carlos Slim, de Inbursa y Javier Garza Calderón.

También lee: Inbursa podría adquirir afore Citi sin dañar la competencia en el mercado 

Una compra por parte de Inbursa los convertiría en el segundo banco con mayor participación por activos, con 1.84 millones de pesos, el 15.69% del total, compitiendo más de cerca con el 15.05% de Santander.

Sin embargo, González ve pocas posibilidades en esta unión porque Inbursa tiene una estrategia más selectiva, además de que tradicionalmente la familia busca hacer sus adquisiciones a precios más atractivos.

En el caso de la unión con Banco Azteca los colocaría en la tercera posición por activos, con un total de 1.69 billones, 14.43% del total.

La compra daría al banco de Salinas Pliego una mayor participación en el sistema bancario y podrían fortalecerse en número de sucursales —Banco Azteca es líder en cantidad de sucursales y juntos acapararían 27.6% del total—, pero se dirigen a nichos de mercado diferentes.

“Azteca lo tiene más claro en un nicho de mercado y en esta relación con Elektra es un negocio que hace todo el sentido para el grupo, no veo la adquisición de una extensa red de sucursales”, mencionó.

 

Inclusión financiera, prioridad de quien compre Banamex

Enrique Díaz-Infante, director del Sector Financiero y Seguridad Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), indicó que Banco Azteca se ha enfocado más en un crédito al consumo de corto plazo.

El último postor mencionado por el presidente, Javier Garza Calderón, el empresario regiomontano que manifestó su interés por participar en la puja junto a otros inversionistas, podría sacar un mayor provecho de la infraestructura, marca, cartera y licencia del banco.

“Creo que es una posibilidad real y me haría más sentido porque podría aprovechar de mejor manera los activos”, señaló González.

Tanto Díaz-Infante como González coinciden en que, independientemente de que el comprador sea nacional o extranjero, quien haga la oferta por Citibanamex tendrá que probar su experiencia en el sector y que puede dar estabilidad.

Para el especialista del CEEY, más allá del nombre, lo que debería buscarse es un comprador que atienda las necesidades del país.

 Las grandes necesidades del país falta de inclusión financiera y baja penetración del sistema bancario, sobre todo ene beneficio del sector productivo, debería estar enfocado alsector productivo y especialmente a las pymes

afirmó.