8 de febrero 2022 | 5:00 am

Advertisement

El aumento de las tasas de referencia por parte de Banco de México (Banxico) y el bajo crecimiento de la economía para el cierre de este año, representan un obstáculo para la recuperación de la demanda del crédito. 

De acuerdo con la Encuesta sobre Condiciones Generales y/o Estándares en el Mercado de Crédito Bancario, durante el cuarto trimestre de 2021, las instituciones financieras reportaron una mayor demanda de crédito de grandes corporativos, pequeñas y medianas empresas (pymes), hipotecario y tarjetas de crédito.

Mientras que la demanda de crédito de nómina, personales y automotriz, disminuyó, respecto del trimestre anterior, según la encuesta realizada por Banco de México.

Pablo López Sarabia, profesor investigador del Departamento de Economía en el Tec de Monterrey, mencionó que la demanda de crédito tanto para las grandes empresas como para las pequeñas y medianas mostró un aumento que se espera continúe durante los primeros tres meses de este año.

 El incremento refleja la necesidad de liquidez de las empresas tras los desafíos de la pandemia que llevaron a muchas de ellas a recurrir a sus reservas y ahorros

 menciona López Sarabia.

Al observar el desempeño de la cartera de crédito vigente correspondiente a empresas para todo 2021, se observa una caída de 2.7% en términos reales, a 2.6 billones de pesos, respecto al año anterior, según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Créditos hipotecarios crecen pese a alza de tasas

En el cuarto trimestre, los bancos reportaron un incremento en la demanda de crédito hipotecario y consideraron que aún se verá una demanda adicional en el primer trimestre de este año, incluso en un entorno de alza en la tasa de referencia.

Datos de la CNBV muestran que este segmento fue uno de los más dinámicos durante 2021 y la cartera de crédito de vivienda cerró en 1.06 billones de pesos, un incremento real anual de 4.3%.

Para Enrique Díaz-Infante, director del Sector Financiero y Seguridad Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, el incremento en esta cartera es consecuencia de la reactivación económica y recuperación del empleo tras la pandemia. 

“(La gente) se mueve a la adquisición de vivienda, que es también una forma de ahorrar, invertir en tabiques permite ir acumulando activos”, expresó.

López Sarabia menciona que otro de los factores que explica este incremento es que las personas buscan hacerse de un crédito antes de que se eleve la tasa de interés.

Si alguien te dice hoy que las tasas van a subir y que hoy están relativamente bajas es como decir ‘aprovecha ahora porque en el futuro no vas a encontrar hipotecas en este nivel’

explica. 

Tarjetas de crédito, con mayor demanda

Para las tarjetas de crédito, la banca comercial vio mayor demanda en el cuarto trimestre y los bancos prevén un aumento adicional en la demanda de crédito en el periodo enero-marzo. 

Pareciera ser que las tarjetas muestran apetito y es normal porque hay un consumo contenido, la gente no ha salido a consumir porque con la cuarta oleada prefiere quedarse en casa (…) a medida que regresen los semáforos verdes, la gente saldrá a consumir

comentó el académico.

Sin embargo, advierte que esta liberación del consumo estará limitada por el alza en la tasa de referencia de Banxico que encarece los créditos, por lo que el consumidor se vuelve más cauteloso al endeudarse y los bancos en decidir a quién prestan.

Según la última Encuesta Citibanamex de Expectativas, las 31 instituciones participantes esperan un aumento en la tasa de referencia en la reunión de política monetaria de Banxico el próximo 10 de febrero y la mediana de las proyecciones apunta a que se ubique en 7% al cierre del año.

Otro obstáculo son las perspectivas de menor crecimiento económico para México, que ahora se ubican por debajo del 3%, lo que deriva en menor empleo y vuelve a las personas más cuidadosas con la economía familiar.

Para todo 2021, la cartera vigente de tarjetas de crédito se ubicó en 375,575 millones de pesos, un decremento de 1.2% real anual, según cifras de CNBV.

Crédito automotriz, con desafíos

Para el crédito al consumo fuera de los plásticos, la encuesta de Banxico indica que los bancos con mayor participación no percibieron cambios en la demanda de crédito en los segmentos de automotriz, nómina y personales.

López Sarabia menciona que para el crédito automotriz suena lógico que no se vea una mayor demanda al considerar que la venta de autos ligó su quinta caída anualizada en enero, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

El descenso refleja una menor oferta por la crisis de semiconductores y, en opinión del académico, de una menor demanda por una menor movilidad de los trabajadores que siguen laborando desde casa.

Hacia adelante, López Sarabia considera que la incertidumbre sobre el crecimiento económico y el aumento en la tasa de referencia también podría derivar en una mayor cautela para solicitar y otorgar estos créditos.

Durante 2021, la cartera de crédito vigente en el segmento automotriz tuvo una caída de 6.1% anual real, a 144,147 millones de pesos; mientras la de créditos personales bajó 3.8%, a 104,314 millones y la de nómina creció 2.3%, a 268,535 millones de pesos, según los datos de la CNBV.