22 de julio 2020 | 5:00 am

Desde hace casi dos años, Axtel empezó a desprenderse de activos no estratégicos, una maniobra que se mantiene viva y que como siguiente paso tendría la venta de la unidad de infraestructura, con el objetivo de reducir el apalancamiento de Alfa, el conglomerado del que forma parte.

Los escenarios previstos apuntan a un efecto positivo en cualquier caso, ya sea que decida desprenderse de esa unidad parcial o totalmente, lo que de acuerdo con especialistas en el sector, le daría una ventaja competitiva de distinto alcance.

Durante la conferencia de reportes del segundo trimestre de Alfa, que integra a Axtel, directivos del conglomerado aseguraron a analistas que la prioridad es reducir la deuda tanto a nivel de Axtel como de Alfa.

Uno de los aspectos de mayor preocupación del conglomerado es la deuda de 152,520 millones de pesos al segundo trimestre del año, un asunto que, según reconoció en la llamada con analistas, lo hace sentirse ‘incómodo’.

Por ello, su estrategia está planeada para utilizar los ingresos de la venta de activos, en particular de Axtel, para reducir la Deuda Neta/EBITDA, que es de 3.9 veces al cierre del trimestre y es además 11.7% superior a la deuda del mismo trimestre del año pasado.

La unidad de negocios de infraestructura de Axtel registra un EBITDA de 115 millones de dólares en lo que va del año, reveló el conglomerado.

Si se considera que Axtel espera hacer una transacción a un nivel de dos dígitos con respecto a esa unidad de negocio, creemos que va a ser muy significativa y una muy buena oportunidad para reducir la deuda de Alfa

afirmaron directivos en la conferencia con analistas. 

Axtel ya se desprendió del segmento masivo a finales de 2018, cuando vendió una parte de su fibra en algunas ciudades del país a Grupo Televisa, para luego vender algunos Centros de Datos, y ahora con la visión de monetizar el negocio de infraestructura de Axtel, la división de telecomunicaciones de Alfa.

Monetizar el apalancamiento

Desde que Alfa tomó el control de Axtel se contempló la venta del negocio masivo, es decir, el de servicios al hogar como internet, telefonía y TV, mientras que de los Data Centers se vendieron para bajar los niveles de apalancamiento, dijo Alik García, analista de Intercam.

Esta nueva idea de monetizar el negocio de infraestructura tiene que ver con la necesidad del conglomerado de Alfa de bajar sus niveles de apalancamiento tratando de aprovechar las valuaciones de ese negocio de infraestructura

señaló el analista de Intercam. 

En este sentido, agregó que dado los indicadores de apalancamiento de Axtel al segundo trimestre, realmente para un negocio de su tipo tener deuda neta a flujo de 1.8 veces es un indicador relativamente bajo.

García considera que la compañía de telecomunicaciones regia se encamina a concentrarse como una empresa más pequeña enfocada a los segmentos empresarial y gubernamental para brindar soluciones TIC, que se convertirá en la esencia de Axtel.

Los dos escenarios

No es novedad que Axtel ha tenido la intención de abrir su negocio de infraestructura a otros operadores, es decir, alrededor de 40,600 kilómetros de fibra óptica, que es el eje central del núcleo de infraestructura para que se aproveche de mejor manera.

Esto significaría abrir la red a todos aquellos que se quieran montar en la fibra óptica de Axtel y no solamente que se quede como un activo para sí sola

El camino que tomará Axtel, sin necesariamente trazar una estructura como de Operador Móvil Virtual, lo convertiría en un competidor de nicho como con Alestra, enfocado en servicios empresariales como estrategia, comentó por su parte Benjamín Álvarez, analista de CI Banco.

Además, el analista de la casa de bolsa estima que podría apostar por participar en 5G, pero en menor medida, con inversiones pequeñas y paulatinas.

Es positivo que el conglomerado que se deshaga de activos, principalmente si no ve valor o  crecimientos relevantes en la parte de infraestructura, con el fin de monetizar para reducir el apalancamiento