30 de julio 2021 | 5:00 am

En siete años de historia, Alsea ha vivido un sube y baja de emociones con su marca Vips. Ahora, el objetivo de la empresa es atraer a un público más joven con su nueva estrategia de enfocarse a los platillos estrella del restaurante y así revertir los bajos niveles de venta registrados a raíz de la pandemia.

La estrategia es darles a los clientes los productos que son icónicos (de Vips) y que procuramos sean los mejores. Tratamos de atraer al público más joven a nuestro formato de casual dining

dijo Rafael Contreras, CFO de Alsea a EL CEO.

La controladora de restaurantes pretende atraer al público con nuevas recetas de sus platillos icónicos como el club sándwich, caldo tlalpeño o enchiladas.

De acuerdo con Alberto Torrado, presidente ejecutivo de Alsea, gran parte de los clientes de la marca eran personas adultas mayores que, por la pandemia, dejaron de asistir a las unidades.

Estaba muy preocupado por Vips y ahora se los digo abiertamente porque no lográbamos llevarlo al nivel de ventas que pensábamos debería tener, comparado con otras marcas. Ahora les digo que soy muy positivo y lo que hicimos ya pagó resultados

comentó Torrado en conferencia con analistas.

Proyecciones del ejecutivo apuntan a que Vips tendrá ventas cercanas al 80% y 90% a las que tenía en 2019 en el siguiente trimestre.

Antes del inicio de la pandemia por COVID-19, la compañía intentó refrescar a la marca con la apuesta en bebidas alcohólicas o cocteles, pero Torrado confirmó que dicha media fracasó. De esta forma, ahora regresarán a aquellos platillos por los que son más conocidos.

Vips perdió 22 de sus unidades en el país en el lapso de dos años, o el 8% del total, debido a la estrategia de la empresa de cerrar aquellos restaurantes que resultaban menos rentables en México; de esta manera, cerró junio de este año con 266. En cambio, Domino’s Pizza y Starbucks crecieron sus sucursales en 2% y 1%, respectivamente, en el mismo lapso.

Aquí podrás leer por qué Alsea se deshizo de gran parte de las unidades de Burger King en 2019

Una compra agridulce

En 2014, Alsea concluyó la compra de Vips a manos de Walmart de México y Centroamérica por 8,200 millones de pesos.

“Nos da mucho gusto haber alcanzado un acuerdo definitivo con Alsea. Esta operación nos permite vislumbrar mayores oportunidades de desarrollo para los asociados de Vips”, dijo el entonces CEO de Walmex, Scot Rank.

No obstante, seis años después, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) reclamó el pago de 10,559 millones de pesos a la cadena de supermercados y de 3,881 millones de pesos a Alsea, por adeudos relacionados a la operación de compra-venta de los restaurantes.

En un inicio Walmex dijo que no crearía una provisión para dicho pago, ya que sus abogados externos y su administración consideraban que se contaba con todos los elementos para sostener la validez de las operaciones realizadas.

Pero, el 25 de mayo del año pasado, acordó el pago de 8,079 millones de pesos para “concluir asuntos fiscales sustanciales”.

En el caso de Alsea, la compañía está en diálogo con el SAT para llegar a buen término de la situación y busca que se respeten los mismos criterios utilizados para la minorista, pues terminó pagando 24% menos de lo originalmente establecido.

En este momento utilizamos todos los canales y conductos establecidos por la autoridad para solventar el tema y buscando que se nos aplique la asimetría fiscal en base al acuerdo al que llegaron con Walmex. No hemos tenido un avance diferente

comentó Contreras en conferencia con medios.

Si bien, Vips quedó opacado por otros restaurantes dentro del portafolio de Alsea, se espera que la tradición y gusto de los mexicanos persista.