fbpx

31 de enero 2019 | 5:00 am

¿Los ahorros obtenidos por el combate al robo de combustible (huachicoleo) compensarán el impacto por el desabasto de gasolinas? La evaluación costo-beneficio de la estrategia implementada por el gobierno es, hasta hoy, prácticamente una tarea imposible, coinciden analistas consultados.

Hay poca información y, la que hay, carece de los elementos básicos para poder dar seguimiento y contrastar cifras.

Pese a eso, hay economistas que decidieron hacer números y, con los recursos disponibles, dieron dimensión al impacto de la estrategia antihuachicol en la economía. Ese es el caso de Adrián de la Garza, Sergio Luna, Sergio Kurczyn y Guillmermina Rodríguez, analistas de Citibanamex.

Bajo ciertos supuestos, los especialistas calcularon que el desabasto de gasolinas generó, solamente durante los primeros 17 días de la contingencia, una pérdida de 23,600 millones de pesos en la economía, lo que equivale a 0.1% del Producto Interno Bruto (PIB).

Esta pérdida podría ser de hasta 70,800 millones, o el equivalente a 0.3% del PIB, si la falta de gasolina se prolonga por 45 días, considerando como primer día el 31 de diciembre de 2018.

Estamos asumiendo un efecto lineal de máximo de 45 días que implicaría 0.3 puntos porcentuales del PIB

dijo Adrián de la Garza, director de Estudios Económicos de Citibanamex, en entrevista con El CEO.

Un efecto lineal significa que, el impacto de 45 días es el resultado de multiplicar el cálculo de 15 días por tres. “Pero advertimos que, en la medida que esto (el desabasto) dure más, seguramente el efecto será mucho mayor y no lineal”, añadió.

Para hacer su cálculo, los analistas consideraron un periodo máximo de 45 días, el número de entidades que reportaron desabasto, qué tan relevantes son esas entidades para la actividad económica e industrial del país, así como la magnitud de la falta de combustible.

“Por ejemplo, si en Guanajuato había 115 estaciones de servicio abiertas de un total de 600, te daba una idea de la magnitud del desabasto”, explicó el especialista.

Pemex reportó oficialmente problemas en la distribución de gasolinas en seis estados: Michoacán, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Jalisco y Guanajuato. Pero los analistas de la institución financiera identificaron hasta 16 entidades entre las que se encuentra Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Durango, Guerrero, Puebla, entre otros.

Por el lado de los beneficios, hay poca información. Según Andrés Manuel López Obrador, en un periodo cercano a un mes, la estrategia antihuachicol le ha dado al país (a Pemex, específicamente) 4,000 millones de pesos.

“¿Saben cuánto es el dinero lo que nos hemos ahorrado hasta ahora? Cuatro mil millones de pesos”, dijo el presidente el pasado 26 de enero, durante la presentación de su Plan de Desarrollo para el Sur de Sinaloa. El gobierno presentó la estrategia antihuachicol el día 27 del mes previo, por lo que ese beneficio correspondería a 30 días aproximadamente.

De acuerdo con explicaciones del propio presidente, ese dinero vendría de ventas adicionales que hace Petróleos Mexicanos (Pemex) a gasolineras.

“Estamos vendiendo más combustible que antes, porque se está abasteciendo también lo que era el mercado negro. Como ya no pueden robarse lo que se estaban robando, ahora Pemex está facturando más, aunque parezca increíble esto que les estoy planteando”, dijo en su conferencia matutina del 16 de enero.

Considerando ese cálculo de beneficios, al gobierno de Andrés Manuel López Obrador le tomará seis meses obtener un monto equivalente al que perdió la economía en los primeros 17 días de desabasto de gasolinas. Pero si la contingencia dura 45 días, le tomaría 18 meses.

Sin embargo, ese beneficio no se inyectará directamente a la economía, sino a Pemex.

Lo que viene para Pemex

Además del impacto del desabasto, que fue un efecto secundario, Pemex asume costos directos por la implementación del plan; no obstante, estos son más difíciles de calcular por la falta de información.

Pemex ha incurrido en gastos adicionales como la compra de nuevas pipas por 85 millones de dólares, que equivalen a 1,631 millones de pesos considerando un tipo de cambio de 19.19 pesos por dólar (que es el promedio Fix de los primeros 30 días de 2019).

A eso se sumarían los salarios de 29,000 pesos mensuales a los conductores de esas pipas por un tiempo que no está definido, así como el aumento en el costo de transportación de combustibles por el uso de pipas en lugar de ductos para llevar gasolinas a algunos estados de la República.

“El gobierno afirma que los ahorros generados por combustibles no robados desde que comenzó la nueva estrategia antirrobo superan los costos de la estrategia. Sin embargo, por definición los costos estáticos de cambiar a una forma menos eficiente y costosa de transporte de combustible exceden los beneficios”, dijeron los analistas de Citibanamex.

Datos de la Comisión Reguladora de Energía revelan que transportar un barril de gasolina por pipa pueden ser hasta 14 veces más caro que hacerlo mediante ductos, y esos aumentos en el costo del transporte los está asumiendo Pemex, lo que irá en detrimento de sus finanzas.

“Por lo pronto Pemex (está asumiendo el sobrecosto)” dijo Ramsés Pech, analista del sector energético.

El aumento en el costo de transporte se reflejará en los estados financieros de Pemex del primer trimestre de 2019, lo que estresará más sus finanzas que es precisamente lo que menos necesita pues la pondrá, aún más, en el ojo de las agencias calificadoras e inversionistas.

Este martes, la agencia calificadora Fitch Ratings redujo la calificación crediticia de Pemex a ‘BBB-’ desde ‘BBB+’ y la colocó apenas por encima del grado de especulación. Pemex no había tocado esos niveles desde 2002.