General Electric

10 de marzo 2021 | 1:09 pm

Las dos compañías de arrendamiento de aviones más grandes del mundo se están uniendo para crear un nuevo gigante después de que la irlandesa AerCap cerró un acuerdo por más de 30,000 millones de dólares para comprar la unidad de alquileres de General Electric (GE).

Ambas empresas, que sellaron este miércoles el acuerdo después de días de especulaciones en torno a la adquisición de la rama de arrendamiento de GE, GECAS, controlan juntas más de 2,000 aviones, eclipsando a sus rivales.

La alianza creará al mayor comprador de aviones de pasajeros construidos por los fabricantes de aviones Airbus y Boeing y remodelará una industria global que ha atraído una avalancha de capital en los últimos años a medida que los inversores buscan mayores retornos.

Las acciones de ambas compañías que cotizan en Nueva York caen alrededor de un 5% el miércoles, ya que AerCap se preparaba para emitir nuevas acciones para ayudar a financiar la transacción y GE decepcionó las expectativas de algunos inversionistas de que elevaría su perspectiva de efectivo.

El acuerdo se produce cuando la independencia de varias empresas de ‘leasing’ se ha visto cuestionada por la crisis del coronavirus y podría desencadenar una mayor consolidación, dicen los analistas.

Este es el último movimiento del presidente ejecutivo de GE, Larry Culp, para reducir la deuda y enfocar al conglomerado en su núcleo industrial de energía, energía renovable, aviación y atención médica.

GE renuncia al negocio de centrales eléctricas de carbón

Culp tomó las riendas del atribulado conglomerado en 2018, meses después de que la compañía de 129 años de historia abandonara el índice de acciones de primera clase de Wall Street luego de años de ganancias en descenso.

Este acuerdo marca una transformación real de GE en una empresa industrial más centrada, más simple y más fuerte

dijo Culp

El presidente ejecutivo de AerCap, Aengus Kelly, mencionó que la compañía con sede en Dublín había adquirido a su rival por un descuento “atractivo” en su valor contable en su segunda operación importante en casi una década, después de comprar ILFC, con sede en Estados Unidos, en 2014.