Tesla Model S Plaid+

10 de julio 2021 | 5:00 am

Nota del editor: Este artículo es meramente informativo y no representa ninguna recomendación de inversión por parte de EL CEO.

Por Haris Anwar

En comparación con el mercado en general, Tesla ha ofrecido un rendimiento inferior durante gran parte de este año. Los inversionistas miran con recelo al mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo ante las crecientes amenazas competitivas de los fabricantes de automóviles tradicionales, las señales de una posible desaceleración de las ventas en China y la actual escasez de semiconductores.

Pero durante el último mes, hay indicios de que el hechizo bajista que parece lastrar las acciones de Tesla se desvaneció y los inversionistas están aprovechando su actual debilitamiento. 

Las acciones del fabricante de vehículos eléctricos con sede en Palo Alto, California, han subido más de un 13% durante un mes, casi revirtiendo las pérdidas de las acciones en lo que va del año. 

Tesla cerró el viernes en 656.95 dólares, una caída de alrededor del 7% en el conjunto del año.

Para los alcistas de Tesla, quizás lo mejor del actual repunte es que el impulso de las acciones está respaldado por una serie de catalizadores positivos. 

La compañía dijo a los inversionistas el 2 de julio que entregó 201,250 automóviles en todo el mundo en el segundo trimestre, una cifra récord a pesar de la escasez de chips y las preocupaciones en torno a la caída de su mercado de China.

La mayor parte de las ventas del trimestre fueron las del sedán Model 3 y el crossover Model Y, que se fabrican en Shanghái y en Fremont, California. Estos países son los principales mercados de Tesla. Este sólido ritmo de entrega es un indicio de que es probable que el CEO, Elon Musk, anuncie otro sólido trimestre cuando la compañía publique sus resultados financieros del segundo trimestre a finales de este mes.

En una nota a los clientes, el analista de Wedbush Securities Daniel Ives dijo:

“Este trimestre ha conllevado un rendimiento impresionante para Musk y compañía y ahora, con un fuerte rendimiento en la segunda mitad, debería ser capaz de alcanzar los ~900,000 vehículos en el conjunto del año, que era un objetivo importante”.

Además de que Tesla sigue fabricando más vehículos cada trimestre, la mejora general de las acciones de crecimiento también está ayudando.

Los nombres del sector tecnológico de megacapitalización como Facebook, Alphabet y Microsoft vuelven a estar cerca de máximos históricos al disminuir los temores de inflación y mejorar las perspectivas para las acciones tecnológicas a medida que gana fuerza la reactivación económica estadounidense.

Los analistas, divididos sobre Tesla

A pesar de estas señales positivas, los analistas de Wall Street siguen divididos en cuanto a la actuación de las acciones este año tras su repunte de más del 700% de 2020. 

De los 24 analistas que cubren las acciones, 10 recomiendan una compra, siete están a favor de una venta y la misma cantidad se inclina hacia una retención. El precio objetivo promedio supone una disminución del 10.39% desde el último precio, de 678.90 dólares, según TipRanks.

Los analistas de UBS explicaron en una nota reciente que la creciente competencia del mercado de vehículos eléctricos es un impulso clave para explicar por qué las acciones de Tesla han perdido parte de su brillo este año.

“Nuestra principal preocupación a corto plazo es que el impulso de la demanda de Tesla en China se está desacelerando, y nuestros controles sobre el terreno sugieren que los vehículos eléctricos de batería de las marcas nacionales están ganando más terreno frente a Tesla, lo que podría desencadenar una acción adicional de precios por parte de Tesla y, en consecuencia, una reducción de los márgenes brutos”, dijo Patrick Hummel de UBS en una nota reciente.

Hummel, si bien mantiene una calificación neutral en las acciones y ha reducido su precio objetivo para Tesla de 730 a 660 dólares por acción, ha dicho que la presión de otros fabricantes de vehículos eléctricos continuará lastrando la compañía. 

“En cuanto a la valoración, los lanzamientos de vehículos eléctricos de la competencia, de alta gama, gran rendimiento de recarga y una atractiva relación calidad-precio, podrían seguir lastrando el valor que el mercado está dispuesto a asignar al crecimiento a largo plazo de Tesla”, añade la nota.

En conclusión

Las perspectivas a corto plazo para Tesla mejoran después de que la compañía fabricó más coches en el segundo trimestre de lo que los analistas esperaban. Eso demuestra que ha tenido éxito en la superación de los problemas de la cadena de suministro que perjudican a otros fabricantes de automóviles tradicionales.

Este impresionante rendimiento, sin embargo, podría no bastar para impulsar mucho más las acciones desde los niveles actuales debido a las preocupaciones en torno a la creciente competencia.

Este texto apareció por primera vez en Investing.com