4 de diciembre 2018 | 5:00 am

En el primer día hábil del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, los inversionistas que compraron los bonos para financiar parte del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se encontraron con una noticia que les dio oxígeno, en medio de la tempestad: el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) recomprará el 30% de estos instrumentos.

No obstante, aún existe incertidumbre de lo que vendrá con la cancelación formal del NAIM.

Desde el 3 de diciembre y hasta el 4 de enero, el Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México lanzará una oferta para comprar 1,800 millones de dólares –de los 6,000 millones de dólares que hay el mercado– de los bonos del NAIM.

No me parece con claridad que tengamos una buena noticia sobre la recompra de bonos”, dijo Jonathan Zuloaga, asesor macroeconómico y de mercados de Columbus. “No está claro cuál será el proceso de esta recompra (si será por subasta o no), si los tenedores de los bonos (quien tiene la deuda) lo aceptarán, entre otras dudas”.

La Secretaría de Hacienda dijo que se recomprarán el 30% de los bonos del NAIM en 90 dólares por título.

Una vez que el GACM termine de adquirir los bonos, buscará hacerse de otro 21% para, formalmente, cancelar las obras del NAIM, dijo Amín Vera, director de análisis económico de Black WallStreet Capital. Otra duda será qué fondo estará dispuesto a ceder sus bonos.

De acuerdo con la calificadora Moody’s, la operación se ejecutará a través de una subasta holandesa inversa voluntaria donde los inversionistas que deseen vender ofrecerán un precio en el rango de 900 a 1,000 dólares por cada 1,000 dólares de capital de los Bonos. La transacción requiere que una mayoría simple de inversionistas en cada una de las series.

“Si tiene éxito, la compra parcial de los Bonos traerá un apalancamiento menor que podría fortalecer las métricas financieras del Fideicomiso”, dijo Moody’s en un reporte.

Hasta el momento, la administración de López Obrador dijo que la recompra de los bonos del NAIM no se hará ni con intercambio de Certificados de la Tesorería (Cetes), ni con la emisión de nueva deuda.

Con el fin de dar certidumbre a los inversionistas, el Fideicomiso creado para financiar el NAIM continuará para respaldar los bonos colocados en mercados extranjeros.

El incremento en el precio de los bonos este lunes –más de 13% en los instrumentos a 30 años y hasta 10% en los de 10 años– responde a la recompra de bonos, nada más. “No veo ninguna oportunidad de inversión en estos instrumentos”, dijo Zuloaga.

Te decimos cómo se comportaron los bonos del NAIM el lunes 3 de diciembre

Ahora, el gobierno deberá negociar con los tenedores y, de acordarlo, hará modificaciones para utilizar los recursos para la ampliación de la base aérea de Santa Lucía y evitar un evento de impago.

De caer en impago, puede existir un efecto de contagio generalizado sobre otros bonos mexicanos, como los de Pemex o CFE.

“El precio de los bonos del NAIM será una buena medida del riesgo país de México”, comentó Vera.

Moody’s en tanto evaluará el éxito de la operación para mantener o recortar la calificación de los Bonos del NAIM, en el caso de una degradación, estos podrían caer en la calificación basura.

Por cierto, el riesgo país de México respiró por un dólar débil y los bonos del NAIM. Aquí te damos los detalles