16 de septiembre 2019 | 4:20 pm

Wall Street cayó este lunes, arrastrado por los temores sobre crecimiento a nivel global tras los ataques del fin de semana a instalaciones petroleras saudíes que interrumpieron 5% de los suministros del mundo, mientras que el alza de casi 15% del crudo impulsó a las acciones del sector energético.

El ataque causó el mayor aumento de los precios del petróleo en tres décadas. Funcionarios estadounidenses culparon del hecho a Irán y el presidente Donald Trump dijo que Washington estaba listo para tomar represalias.

Los futuros del crudo Brent ganaron 14.6%, a 69.02 dólares el barril, el mayor avance porcentual al menos desde 1988. En tanto, el petróleo WTI de Estados Unidos ascendió 14.7%, su mayor avance porcentual diario desde diciembre de 2008, a 62.90 dólares.

El sector de energía del S&P 500, uno de los de peor desempeño en el año, subió 3.3%, su mejor día desde enero.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 0.52% a 27,076.82 unidades, mientras que el S&P 500 perdió 0.31% a 2,997.96 unidades. El Nasdaq Composite, en tanto, bajó 0.28% a 8,153.32 unidades.

El repunte registrado por Wall Street durante más de una década continúa dependiendo de si la Fed seguirá reduciendo las tasas de interés y del progreso en las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

Una reciente distensión comercial entre ambas economías ha llevado al S&P 500 a situarse alrededor de 1% por debajo de su máximo histórico.

Los mercados están atentos esta semana la a reunión de la Reserva Federal, que culmina el miércoles y en la que se espera que el banco central de Estados Unidos vuelva a bajar las tasas de interés.