Demanda de petróleo

9 de noviembre 2020 | 2:23 pm

Los precios del petróleo se dispararon este lunes luego de que Pfizer dijo que su vacuna contra el COVID-19 es 90% efectiva y ante la posible extensión de los recortes de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados.

El contrato de diciembre del WTI de Estados Unidos ganó 8.48%, a 40.29 dólares por barril y el Brent del Mar del Norte avanzó 7.48%, a 42.40 dólares, de acuerdo con MarketWatch.

Es la mayor alza del WTI en seis meses y el mejor avance del Brent desde junio.

Pfizer y su socio alemán BioNTech son los primeros laboratorios que muestran datos exitosos de un ensayo clínico a gran escala de una vacuna contra el coronavirus, que ha infectado a 50.7 millones de personas a escala mundial, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.

En semanas recientes, los petroprecios se debilitaron debido a un rebrote de contagios en Europa que llevó a los gobiernos a reimponer confinamientos, situación que amenaza la recuperación de la demanda de crudo.

Una ola de apetito por activos de riesgo se generó después de que Joe Biden ganó la elección en Estados Unidos y se convertirá en el próximo presidente, aunque su llegada puede resultar una amenaza para el mercado debido a sus políticas energéticas.

Esta es la agenda de Joe Biden para los primeros 100 días de gobierno

El ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, dijo que el acuerdo de la OPEP + sobre los recortes de producción podría ajustarse si hay consenso entre los miembros del grupo.

La OPEP+ se apegaría a los recortes al bombeo vigentes, de 7.7 millones de barriles por día, en lugar de los 5.7 millones proyectados a partir de enero. Desde mayo, el grupo implementó recortes récord para estabilizar al mercado e impulsar los precios.

Los miembros clave de la OPEP desconfían de la posible relajación de las sanciones del gobierno de Estados Unidos a Irán y Venezuela con el triunfo de Biden, que podría generar un exceso de oferta de petróleo en el mercado.

Si bien una presidencia de Biden aumenta la probabilidad de que el suministro de petróleo iraní regrese al mercado, esto no es algo que suceda de la noche a la mañana, y aún creemos que es más probable que sea un evento hacia el final 2021/2022

dijo ING en una nota

Con información de Reuters