Conflicto con Ucrania arrastra al rublo y la bolsa de Moscú

23 de febrero 2022 | 5:00 am

Los mercados financieros de Rusia resienten la escalada de las tensiones con Ucrania y tanto su moneda como su bolsa han perdido buena parte de su valor en lo que va de este año.

Al inicio de esta semana, el índice MOEX, principal referencial ruso denominado en rublos, perdió 10.5% en un día, la caída más profunda desde marzo de 2014, cuando retrocedió 10.8%. Además, cerró en su nivel más bajo en más de un año.

La bolsa de Moscú ha perdido 19.9% respecto a la última jornada de 2021, siendo la más castigada entre las plazas bursátiles de los principales mercados a nivel global durante 2022, de acuerdo con datos de Refinitiv.

En el caso de la bolsa de Rusia ya comenzábamos a observar un sesgo bajista desde finales de 2021, sin embargo la escalada del conflicto agudizó la caída de la bolsa de Moscú

dijo Humberto Calzada, economista en jefe de Rankia Latinoamérica.

No te pierdas: Esto es lo que ha pasado en el tema Rusia-Ucrania

Por su parte, el rublo ruso tocó niveles superiores a las 80 unidades por dólar, no observados desde finales de 2020, aunque recuperó parte de las pérdidas en la jornada del martes.

Con ello, el rublo acumula una depreciación de 5.29% en 2022, lo que la coloca como la más depreciada en el periodo ante el dólar entre una canasta de 24 monedas emergentes, seguida por el peso argentino, la lira turca, el peso filipino y la rupia indonesia, según datos de Bloomberg.

Ante el riesgo de que continúen las caídas, el Banco Central de Rusia aseguró que vigila de cerca la evolución de los mercados financieros y está preparado para tomar las medidas necesarias para mantener su estabilidad.

¿Efecto de contagio?

A lo largo de febrero, el conflicto entre Rusia y Ucrania desató una ola de aversión por el riesgo en los mercados globales que impactó en el desempeño de otras bolsas y monedas emergentes.

La magnitud de este efecto de contagio en otros mercados durante los meses siguientes dependerá de la escalada de las tensiones, en momentos en que los inversionistas también están atentos a los próximos movimientos de los bancos centrales para aminorar el impacto de la inflación en la economía.

Los mercados han estado concentrados en otros asuntos, pero esto no significa que no puedan sufrir afectaciones todavía más serias. El conflicto está lejos de ser resuelto

comentó James Salazar Salinas, subdirector de análisis económico en CI Banco.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, reconoció esta semana la independencia de las regiones separatistas prorrusas Donetsk y Lugansk, aunque el Kremlin aseguró que por ahora no tienen intenciones de desplegar tropas a menos de que exista una amenaza.

Tras las declaraciones de Putin, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, respondió que los movimientos de Rusia son el inicio de una invasión y anunció sanciones contra bancos y magnates rusos, una medida que implementó previamente el gobierno de Reino Unido.

En tanto, la Unión Europea (UE) bloqueó al gobierno ruso el acceso a mercados y servicios financieros del bloque, mientras que Alemania suspendió la certificación del gasoducto Nord Stream 2.

Riesgo de mayor inflación

El conflicto bélico amenaza la estabilidad económica global ante el riesgo de mayor inflación por el alza de los precios del petróleo y otras materias primas, coincidieron los analistas.

También lee: Petroleras, las que más se beneficias en medio del conflicto Rusia-Ucrania

Los petroprecios están a punto de alcanzar los 100 dólares por barril y cotizan en sus niveles más altos desde finales de 2014. La escalada de las tensiones también ha impulsado los precios de metales como el oro, que está en máximos de ocho meses.

Definitivamente este puede ser un factor para que la inflación siga siendo alta en los siguientes meses y pudiera repercutir en escenarios recesivos para algunas economías en 2022

mencionó Calzada.

Para Salazar Salinas, esto podría endurecer la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) antes de lo previsto para evitar riesgos asociados con la inflación, principalmente por el repunte de los precios del gas natural.