S&P 500 Nasdaq Composite

13 de noviembre 2020 | 3:40 pm

Este viernes, el S&P 500 cerró en máximo histórico y el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores tuvo su mejor semana desde junio, ante las esperanzas de que se tenga una vacuna contra el COVID-19 en el corto plazo.

Al cierre de la jornada en  Wall Street, el S&P 500 ganó 1.36%, para terminar en 3,585.15 puntos, con lo que logró avanzar por segunda semana consecutiva. 

En tanto, el Promedio Industrial Dow Jones escaló 1.37%, a 29,479.81 puntos y el Nasdaq Composite sumó 1.02%, para ubicarse en 11,829.29, unidades.

Respecto al viernes pasado, el S&P 500 subió 2.16%; el Dow Jones, 4.08%, mientras que el Nasdaq perdió 0.55%.

En México, el IPC terminó la sesión en 40,791.81 puntos, con lo que tuvo un alza de 5.87% en la semana, tras marcar su racha de avances más larga desde 2016 en días recientes.

Walt Disney Company y Cisco Systems fueron los principales ganadores entre los componentes del Dow Jones en las operaciones de Nueva York.

Las acciones de Disney subieron 2%, después de que la compañía reportó resultados trimestrales que superaron las expectativas de analistas gracias a la reapertura de parques y el regreso de los deportes en vivo.

En tanto, los títulos de Cisco se dispararon 7% tras registrar un sólido desempeño en el tercer trimestre del año.

En la semana, las acciones de los sectores de energía, entretenimiento y viajes lideraron las ganancias de Wall Street, luego de que Pfizer y BioNTech dijeron el lunes que su potencial vacuna contra el COVID-19 es 90% efectiva.

Los papeles de las mayores compañías tecnológicas como Amazon, Apple, Netflix y Microsoft registraron caídas respecto al viernes pasado, pues las empresas han sido las más beneficiadas durante los confinamientos.

Pese a los avances clínicos en el desarrollo de vacunas y tratamientos, el nerviosismo persiste debido a una reciente alza de contagios, que amenaza con desacelerar la recuperación de la economía en meses recientes.

Estados Unidos reportó más de 150,000 infecciones en un día, una cifra récord para cualquier país desde que comenzó la pandemia, además de un aumento en la tasa de hospitalizaciones.

En total, el número de casos en ese país asciende a 10.6 millones, con un saldo mayor a 243,000 defunciones, de acuerdo con cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Lo anterior llevó a algunos estados a implementar medidas más restrictivas a la movilidad. El miércoles, el gobierno de Nueva York ordenó que los bares, restaurantes y gimnasios del estado cierren temprano sus instalaciones.

Las principales plazas bursátiles de Europa cerraron con un desempeño mixto, ya que en la región también se observó un significativo incremento de contagios durante los últimos días, aunque apuntaron avances en la semana.

El DAX de Fráncfort sumó 0.18%; el CAC 40 de París, 0.33%, y el Ibex 35 de Madrid, 0.75%. El índice paneuropeo Stoxx 600 no tuvo cambios respecto al jueves y el FTSE 100 de Londres bajó 0.36%.

En Asia, el Kospi de Corea del Sur escaló 0.7% para terminar en su mejor nivel desde mayo de 2018, mientras que el Nikkei 225 de Japón retrocedió 0.5%, en línea con una caída de Wall Street el jueves.

Algunas acciones chinas se vieron presionadas después de que el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que prohíbe a los estadounidenses invertir en empresas que considera ayudan a los servicios de inteligencia de Pekín.

En el mercado de materias primas, los precios del petróleo bajaron este viernes ante renovados temores sobre un alza de contagios de COVID-19 que puede limitar la demanda mundial, pero lograron su segunda semana consecutiva de ganancias.