20 de septiembre 2019 | 5:00 am

Para el año 2050, en México,10 millones de personas de 65 años o más vivirán en condiciones de pobreza.

Diversos factores son los que contribuyen a la cifra, como salarios precarios, informalidad, la pérdida de poder adquisitivo, así como la falta de ahorro.

Las pensiones y jubilaciones son temas que cada día toman más relevancia en la sociedad, gobierno, sector público y privado. Sabemos que si no pasa algo se regresará como boomerang

Luis Murillo, director general de Valmex, operadora de Fondos de Inversión.

Un millennial mexicano (nacido entre 1981 y 1999), tiene una probabilidad de 41.1% de vivir en en condiciones de pobreza cuando sea adulto mayor en 30 años, de acuerdo con un estudio de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En este sentido, las Afores, que administran los ahorros de los trabajadores que cotizan bajo la Ley de 1997, enfrentan algunos problemas. Los bajos rendimientos históricos, que rondan 5.19% reales, y la baja aportación obligatoria, de apenas 6.5%, provocará que el trabajador se retire con alrededor de 26% de su último sueldo (tasa de reemplazo).

Instituciones como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) consideran adecuada una tasa de reemplazo de 70%, pero para lograrlo es necesario una aportación obligatoria de 14%. Del 6.5% de la contribución que se destina a la Afore de los trabajadores, el patrón aporta 5.15%, el empleado 1.125% y el gobierno 0.225%.

A inicios de septiembre, Valmex y Vanguard, administradora de activos, anunciaron una alianza para colocar en el mercado fondos ciclo de vida (llamados Proviva).

Los fondos ciclo de vida y los planes privados de pensión tienen la misma estructura en su gestión. En ambos casos, el portafolio rebalancea su composición a medida en que el inversionista a su retiro; esto es, va de mayor exposición a renta variable (mientras es más joven el inversionista) a mayor exposición a renta fija (con una edad más avanzada).

La responsabilidad para que el mexicano tenga una vejez digna es compartida y una parte ella cae en las empresas.

“Las empresas son un vehículo muy importante para promover el ahorro entre los mexicanos porque puede poner a disposición de los trabajadores un vehículo para facilitar la contribución de los empleados”, comentó Murillo.

Otra parte del reto es convencer a las personas de que el ahorro es importante para ellos y su familia en largo plazo.

Si una empresa ofrece un plan de contribución llegan beneficios intangibles y valiosos como generación de lealtad, retención de empleados y haces que el trabajador ahorre más

Juan Hernández, director General de Vanguard México.

Vanguard es el jugador más relevante en fondos de pensiones, con un 35% de penetración en la industria estadounidense, que hoy vale 2.1 billones de dólares. Además, es el segundo administrador de activos más importante del mundo, con 5.4 billones de dólares.

A mayo del 2018, existían en México 2,122 planes de pensiones, promovidos por 1,911 empresas que ofrecen un esquema voluntario de ahorro provisional a sus trabajadores, de acuerdo con el Sistema de Registro Electrónico de Planes de Pensiones (SIREPP).

Dichos planes cubren a 1.4 millones de afiliados activos (4% más que en 2017).

Si se toma como referencia a los 25 millones de trabajadores que cotizaron al IMSS durante 2017, se observa que uno de cada cuatro trabajadores con salarios superiores a 20 salarios mínimos, se encuentra afiliado a algún plan, según información de la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar).