fbpx

18 de marzo 2019 | 5:00 am

A poco más de tres meses de que inició su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador no sólo ha tenido que enfrentar a los partidos de oposición en el Congreso de la Unión.

Legisladores de las bancadas de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y el Partido del Trabajo (PT), aliados en las elecciones presidenciales, iniciaron su trabajo legislativo el 1 de septiembre de 2018, y desde entonces presentaron algunas propuestas que tuvieron efectos negativos en los mercados financieros.

Propuestas como la estatización de las Afores, el uso discrecional de las reservas internacionales o limitar las actividades de las calificadoras en el país lanzaron ‘fuego amigo’ al presidente.

En su momento, el presidente o integrantes de su gabinete, como el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, manifestaron su rechazo a algunas propuestas, como el uso discrecional de las reservas internacionales o la nacionalización de las Afores, aunque reconocieron el derecho de que diputados y senadores para presentar iniciativas como parte de su trabajo legislativo.

“El impacto se mostró de manera directa y muy puntal en algunos casos y sí hay recuperaciones, pero no muestran una tendencia de alza, sino rebotes con menos fuerza que reflejan la incertidumbre que hay en los mercados, que también es el resultado de las bajas expectativas de crecimiento”, comentó Carlos González, director de análisis del grupo financiero Monex.

Las más polémicas

Las reservas internacionales

Benjamín Robles Montoya, diputado del PT, presentó una iniciativa para que el Banco de México (Banxico) utilizara las reservas internacionales para combatir la pobreza y financiar el gasto público en el país, el 31 de octubre.

El diputado solicitó ampliar los alcances del artículo segundo de la Ley del Banco de México para integrar en su mandato el estímulo al crecimiento y combate a la pobreza, por lo que el destino de las reservas sería puesto a escrutinio público.

La propuesta hizo eco porque en el reporte ‘Invirtiendo en México’, el banco de inversión UBS consideraba posible que se realizara un referéndum sobre las reservas, como sucedería un mes después con la consulta sobre la construcción del aeropuerto en Texcoco.

La iniciativa de Robles se presentó en momentos de incertidumbre en los mercados financieros tras el anuncio sobre el destino de la nueva terminal aérea por parte del entonces presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

La propuesta se presentó durante los trabajos de transición de poderes después de la elección del 1 de julio. Entonces, Carlos Urzúa descartó el uso de las reservas para financiar inversiones. “Las reservas no se tocan, son de Banxico”.

Las reservas internacionales registraron un incremento de 121 millones de dólares durante la primera semana completa de marzo, a 175,767 millones de dólares, de acuerdo con datos de Banxico.

Nacionalizar las Afores

La iniciativa del diputado Benjamín Robles Montoya, del PT, para modificar la ley actual del régimen de las Afores para regresar al modelo bajo el que operaban antes de 1997, es decir que fueran administradas por el Estado, se publicó en la Gaceta de la Cámara de Diputados el 22 de noviembre de 2018.

La propuesta, publicada el 22 de noviembre en la Gaceta Parlamentaria, ocasionó una caída de 4.2% en la siguiente sesión de la Bolsa Mexicana de Valores, en donde las acciones de Banorte e Inbursa fueron de las más afectadas.

Uno de los puntos de la iniciativa de la Ley General de Pensiones por Retiro y Garantizados por Vejez consideraba no permitir las inversiones en el mercado de capitales pero sí las inversiones en banca de desarrollo, las Empresas Productivas del Estado y, en segundo término, los instrumentos financieros de capitalización del gobierno federal.

También buscaba elevar a 15% desde el 6.5% actual el salario base de cotización a través de un sistema tripartito, es decir, con una aportación del trabajador (6%), el patrón (6%) y el gobierno (3%).

“Este asunto de las Afores no tiene ni pies ni cabeza, nosotros jamás respaldaríamos algo así, es propuesta de un diputado y es una iniciativa más, pero por su puesto que estamos totalmente en contra”, dijo Urzúa en una conferencia de prensa a la que convocó tras el cierre de los mercados.

Freno a las calificadoras

Las agencias calificadoras también fueron blanco de las propuestas de los legisladores de partidos afines al presidente, después de que Fitch recortó la perspectiva y calificación de Pemex a ‘BBB-’ desde ‘BBB+’ y Standard & Poor’s degradó la perspectiva de la petrolera de ‘estable’ a ‘negativa’ e hiciera lo mismo con el soberano a inicios de marzo.

El senador y vocero de la bancada de Morena, Salvador Jara, dijo el 7 de marzo que presentaría una iniciativa para modificar la Ley del Mercado de Valores, para aplicar sanciones a las agencias calificadoras que actúen sin transparencia y objetividad.

La idea de la propuesta del morenista era facilitar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores emprender acciones en contra de las calificadoras en caso de que atenten con una compañía y sector en el país.

La idea, ya en la congeladora legislativa, no fue bien recibida por analistas del sector financiero,  el resto de los legisladores de Morena, ni por el presidente López Obrador, quien dijo que respeta y no limitará el trabajo de las agencias calificadoras internacionales como Moody’s, Fitch Ratings y Standard & Poor’s.

En el mercado hay incertidumbre y no es positivo. Los mercados han estado con tendencia a la baja y hay poco apetito por participar. Hay recuperación, pero no mejora la tendencia y tiene del doble componente por incertidumbre en cuanto a inversión en el mercado accionario y ante las expectativas inciertas en ciertos sectores

comentó González.

Por lo pronto, en lo que va del año, el IPC, el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores acumula una ganancia de 1.37%.