fbpx

19 de julio 2019 | 5:00 am

Las inversiones enfocadas al cuidado del medio ambiente, socialmente responsables y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) no solo empiezan a generar más empatía entre el público inversionista, también se han vuelto extremadamente redituables.

Entre los Fondos Cotizados en Bolsa (ETFs por sus siglas en inglés) listados en Estados Unidos -y que no son apalancados- Invesco Solar (TAN) es el que ha tenido el mejor desempeño en lo que va del año. Dicho instrumento brinda exposición a compañías dedicadas a aprovechar la energía renovable, en concreto, la solar.

Algunas de las empresas que integran el ETF TAN son: First Solar Inc, SolarEdge Technologies Inc y Enphase Energy Inc, por mencionar algunas.

En lo que va de 2019, TAN tiene un rendimiento de 55.96%, superior a lo hecho por índices accionarios de Estados Unidos, como el NASDAQ Composite, que presenta un alza de 23.69%.

El que se alineen la rentabilidad y patrones de consumo responsable cada vez es más común. Con el paso del tiempo vamos a ver que esto se convertirá en un modelo de inversión que, de hecho, es indispensable

dijo Édgar Arenas, gerente de Estrategia e Inversión de CI Banco.

La industria de energía solar ha recibido un fuerte impulso en Estados Unidos gracias a iniciativas de energía limpia como el Mandato de Nuevas Viviendas del 2020 de California, que dicta que todas las nuevas viviendas incluyan páneles solares.

Una dura realidad

El que sociedades, gobiernos y empresas no tomen enserio el cambio climático puede generar repercusiones económicas sin precedentes. De acuerdo con un estudio publicado en la revista científica Nature, con que la temperatura a nivel mundial aumente dos grados centígrados, el PIB Mundial se reduciría 15% para el año 2100.

Si ninguno de los actores hace algo para enfrentar el calentamiento global, las temperaturas aumentarán hasta cuatro grados centígrados para el 2100, impactando, por lo menos 30% de la economía mundial, respecto a los niveles del 2010.

“(La caída del 30%) es peor que la Gran Depresión, la única diferencia es que el efecto sería permanente”, dice la publicación titulada ‘gran reducción potencial de daños económicos, bajo los objetivos de mitigación’ de la ONU.

“Generar rentabilidad en donde no se dañe al medio ambiente y se contribuya al bienestar de la sociedad debe ser responsabilidad del inversionista y emisor”, comentó Arenas.

Los ETFs son pieza angular en los portafolios de los inversionistas. Al cierre de junio, existían 6,736 fondos cotizados en Bolsa a nivel mundial, en donde se administraban 5.5 billones de dólares, de acuerdo con datos de la consultora independiente ETFGI.

Un ETF tiene cualidades de un fondo de inversión y de una acción, al permitir la diversificación y liquidez gracias a que están listados a una Bolsa de Valores.