Bolsa Mexicana de Valores

9 de noviembre 2018 | 3:39 pm

Los inversionistas del mercado mexicano son pesimistas. El S&P/BMV IPC -principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores- hiló su sexta baja semanal.

El IPC recortó sus pérdidas hacia el final de la sesión y cerró con una ganancia de 0.17% a 44,263.74 unidades, en buena parte por el anuncio de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de que no modificará las reglas que rigen la actividad bancaria, lo que provocó que el IPC recortara sus pérdidas y se alejara de la peor semana desde enero del 2016.

El principal índice de la Bolsa Mexicana llegó a caer hasta 3.1% este viernes, extendiendo la baja de 5.81% registrada ayer, tras la presentación de la iniciativa de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para limitar las comisiones que cobran los bancos.

El pesimismo sobre el mercado mexicano provocó que el IPC retrocediera 2.6% esta semana y marcara seis semanas consecutivas de bajas, en las que acumula una caída de 10.59%.

Temas como la cancelación del aeropuerto en Texcoco y la reciente iniciativa de Morena provocó que el mercado nacional cayera, considera el director de Operaciones de Black Wallstreet Capital, Guillermo Delgado.

“Si bien los mercados a nivel internacional tuvieron un octubre muy complicado, durante estos primeros días de noviembre (…) en México, las propuestas que ha querido hacer Andrés Manuel, más la consulta del aeropuerto y quererse meter con los ingresos de la banca no dejó muy tranquilo al mercado”, dijo Delgado.

Sentimiento del mercado

Aunque algunos miembros de la bancada de Morena, entre ellos Carlos Urzúa, próximo secretario de Hacienda, salieron a calmar a los mercados al prometer “prudencia” para legislar la iniciativa, los inversionistas no se quedaron muy tranquilos y el pesimismo no se va.

“No quiero que me compres nada de México. Quiero permanecer en la parte dolarizada”, son las palabras que ayer escuchó de sus clientes en repetidas ocasiones el director de Operaciones de Black Wallstreet Capital.

Es una señal clara de que los inversionistas de retail tienen una preocupación clara de que Andrés Manuel todavía no llega al poder y ya está haciendo muchas cosas que están poniendo en predicamento a los mercados financieros”, dijo Delgado.

De las crisis, oportunidades

Las caídas estrepitosas, usualmente, generan compras de oportunidad, y esta vez no ha sido la excepción.

“Sí, hay compras de oportunidad, pero nosotros (en BWC) no vamos a realizar compras en empresas con alta deuda en dólares. Nos enfocamos a empresas que tengan ingresos mayormente dolarizados”, explica el experto.

Entre los sectores que los inversionistas tienen en la mira está el de consumo, considerado ‘de refugio’ ante la volatilidad en los mercados. “Las crisis económicas no hacen que el consumo básico caiga”, dijo.