Grupo Herdez se hunde en la BMV

13 de julio 2022 | 5:00 am

Advertisement

En la década pasada, Grupo Herdez fue una de las empresas más atractivas para los grandes inversionistas gracias a las adquisiciones que emprendió en su momento, entre ellas la de Helados Nestlé y Nutrisa.

Hoy, el precio de sus acciones se encuentra cerca de mínimos de más de 10 años, razón por la que la distribuidora de alimentos apostará por las emisiones verdes para atraer capital fresco y el interés de los inversionistas.

A finales de junio, Herdez recaudó 3,000 millones de pesos con la colocación de un bono vinculado a la sostenibilidad, instrumento creado en 2021 que tiene como fin que las compañías establezcan objetivos para mejorar sus prácticas.

Este tema es relevante para muchos grupos de interés, incluidos inversionistas institucionales (…) Ahora se liga el desempeño de las acciones con el compromiso de la agenda de sostenibilidad

 dijo en entrevista con EL CEO Andrea Amozurrutia, directora de finanzas y sostenibilidad de Grupo Herdez.

El plan de Herdez se produce en medio de la caída en picada de su valor de mercado.

Desde enero de 2021, cuando las acciones alcanzaron un máximo histórico de 58.95 pesos, el precio ha caído 55%, aunque la empresa ya venía siendo castigada incluso antes de la llegada de la pandemia en 2020.

Apenas en marzo, los títulos de Herdez bajaron hasta los 24.82 pesos, un mínimo desde 2012. Este martes cerraron en 26.54 pesos.

Te puede interesar: Falta de capacitación en empresas impide avance de adopción ASG en México

El futuro para Herdez es verde

Grandes fondos de inversión como BlackRock o Vanguard, que tienen administrados billones de dólares en activos en todo el mundo, están presionando a las empresas para adoptar criterios Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo (ASG).

Herdez buscará que las emisiones en el mercado de valores durante los siguientes años se den mediante instrumentos temáticos, que han sido más utilizados por las empresas en el último par de años.

A partir de ahora es probable que todo lo que hagamos en términos de hacernos de recursos de terceros sea este tipo de características. Estamos trabajando también en etiquetar nuestras líneas comprometidas de crédito

mencionó Amozurrutia.

Desde el punto de vista de la directiva, las Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afores), que desde este año están obligadas a adoptar criterios ASG en sus estrategias de inversión, también juegan un rol relevante.

Este, radica en que las empresas realicen más colocaciones de este tipo, al ser los inversionistas institucionales más grandes del país. 

La emisión más reciente de Herdez se dividió en dos series de 1,500 millones de pesos, una con un plazo a 10 años y una tasa fija de 9.78%, y otra con vigencia en 4.5 años y un cupón de 8.33%. La colocación tuvo una sobresuscripción de 3.9 veces.

El compromiso que estableció la empresa es reducir en 25% el consumo de agua por tonelada producida para el año 2030. De no cumplir con los objetivos, que serán evaluados por agentes externos, pagará una tasa mayor a los inversionistas.

Herdez utilizará los recursos para refinanciar sus vencimientos de deuda de corto y mediano plazo. Según su reporte financiero del primer trimestre de 2022, la deuda total de Herdez ascendía a 10,000 millones de pesos, mientras que su posición de efectivo era de poco más de 3,000 millones.

También lee: BMV se tiñe cada vez más verde, pero sin garantía de que empresas cumplan criterios ASG

Década dorada se apaga

A inicios de la década pasada, Grupo Herdez era una de las empresas más operadas entre las que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y recibía grandes entradas de capital de inversionistas institucionales.

Hubo una época en la que se operaba todos los días. Era lo mejor de dos mundos: una empresa de mediana capitalización, pero al mismo tiempo tenía la suficiente liquidez para poder operar desde una cuenta institucional

contó Amin Vera, director de inversiones en INVALA Family Office.

La razón: Herdez cerró una serie de compras que incluyeron a Nutrisa en 2013 y Nestlé en 2015, que le permitieron crecer de manera inorgánica; sin embargo, esto también implicó niveles de apalancamiento poco saludables.

Hoy, Herdez se topa con una serie de problemáticas que azotan al mercado mexicano: el volumen de operación es bajo y la empresa no considera que su cotización refleja el valor real de su negocio.

Para Herdez, la receta para frenar la caída de su capitalización no solo pasa por sumarse a las emisiones verdes, sino salir bien librada del entorno económico actual, donde la inflación está haciendo mella en las empresas de consumo.

Así como hemos superado otros ciclos superaremos este. Nuestra función es incrementar el valor de la compañía y, en ese sentido, Grupo Herdez siempre ha manifestado una visión de largo plazo en nuestros más de 100 años de historia

aseguró Amozurrutia.

Continúa leyendo: La historia de Herdez, Nestlé y su apuesta fallida por Danesa