Grupos aeroportuarios atraen capital extranjero

9 de agosto 2022 | 5:00 am

Advertisement

Los grupos aeroportuarios (GAP, OMA y ASUR) que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) despiertan mayor interés de inversionistas que Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), la empresa paraestatal privada que opera 25 aeropuertos en el país.

De acuerdo con analistas consultados por EL CEO, esto se debe en gran medida a que los tres grupos privados cuentan con mayor capacidad, destinos más atractivos y por tanto un mayor tráfico aéreo que el ASA, el cual también carece de una buena infraestructura.

La diferencia es que los grupos aeroportuarios (de la BMV) tienen una mayor inversión, un plan de desarrollo más ambicioso. Tienden a atender los principales complejos en el país

comentó Brian Rodríguez, analista del sector aéreo en Monex.

Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR) y Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) se constituyeron en 1998 como parte de un programa del gobierno para abrir el sistema aeroportuario a la inversión privada.

Cada uno recibió concesiones para administrar, operar y explotar aeropuertos en varias partes del país.

También lee: Grupos aeroportuarios reportan tráfico de pasajeros superior a niveles prepandemia

¿Qué hace más rentable a GAP, ASUR  y OMA?

Carlos Torres, analista independiente del sector, explica que parte del atractivo también radica en que desde el otorgamiento de los títulos, las empresas pudieron garantizar de alguna forma sus ingresos mediante los planes maestros de desarrollo que presentan cada cinco años ante la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC).

La AFAC les autoriza una tarifa máxima conjunta (una combinación de ingresos aeroportuarios y comerciales). Cada grupo hace la combinación que mejor le convenga en función de la demanda de pasajeros, eso hace que el aeropuerto tenga muchísima rentabilidad

explicó en entrevista.

Al tener mayores ingresos comerciales, los grupos pueden evitar que sus Tarifas de Uso Aeroportuario (TUA) incrementen significativamente; caso contrario al de las instalaciones operadas por ASA, que recaen en entradas de dinero como la TUA, por lo que sus aeropuertos pueden ser más caros para el usuario.

En el primer semestre del año, la participación de mercado en la transportación de pasajeros nacionales e internacionales de GAP fue de 30.7%, la de ASUR de 24.4% y la de OMA, de 13.6%; mientras la de ASA representó apenas 2.3%, de acuerdo con la AFAC.

Joyas de la corona

Los grupos aeroportuarios operan 43 aeropuertos en conjunto (35 en territorio nacional y ocho en el extranjero), pero solo un puñado acapara la mayor parte del tráfico de pasajeros en México.

En el top ten de los aeropuertos con mayor flujo de viajeros domésticos e internacionales en el país a junio de este año, la gran mayoría se ubica en manos de estas empresas, según datos de la AFAC.

Para OMA, Monterrey representa su complejo más importante, con un tráfico de poco más de 4.8 millones de pasajeros en lo que va del año. Culiacán y Ciudad Juárez también figuran entre sus complejos con mayor afluencia.

GAP tiene en Guadalajara como su ‘joya de la corona’ con 2.6 millones de pasajeros en el primer semestre del año. Tijuana, Puerto Vallarta, Los Cabos, Guanajuato y Morelia son sus otras unidades con el mejor desempeño.

El aeropuerto de Cancún, que se ha convertido en uno de los tres principales de América Latina, es el más destacado para ASUR, con un tráfico de 14.6 millones de pasajeros en los primeros seis meses de 2022. Los complejos de Mérida y Cozumel también se ubican en los de mayor tráfico.

¿Quiénes son los principales accionistas?

OMA informó la semana pasada que VINCI Airports busca adquirir el 29.9% de sus acciones en circulación, transacción que haría a la compañía francesa con la participación mayoritaria.

La tenencia accionaria de OMA, al igual que pasa con GAP y Asur, está concentrada en manos de fondos de inversión internacionales que poseen billones de dólares en activos.

De acuerdo con datos de MarketScreener, previo a la adquisición de VINCI Airports —que está sujeta a la aprobación de las autoridades correspondientes— los tres accionistas mayoritarios de OMA son Fintech Holdings con una participación de 19.9%; Norges Bank Investment Management de 4.11%, y Fidelity Management & Research de 4.06%.

GAP está controlado por Weston Hill Equity Holdings, con 5.51% de las acciones en circulación, seguido por Grupo México de 3.51% y Controladora Mexicana de Aeropuertos de 3.07%, aunque también hay fondos como Fidelity, BlackRock y Vanguard entre los tenedores más importantes.

En el caso de ASUR, Fernando Gerardo Chico Pardo —miembro de la familia controladora— tiene el 21% de las acciones, mientras que Grupo ADO el 13.3%. Por detrás se encuentran Aberdeen Asset Managers, BlackRock, Vanguard e Invesco.

México, un destino turístico que gusta a los inversionistas

Los destinos que operan los grupos aeroportuarios están entre los más visitados por viajeros nacionales y de otros países, lo que se refleja en sus fundamentales y hace que sean empresas muy atractivas para el capital extranjero.

Tienen a empresas de un sector que se muestra resiliente ante muchas afectaciones que existen a nivel global y que te dan un margen de rentabilidad importante, puedes mitigar los costos o tener una eficiencia

explicó Rodríguez.

Pese a los retos que vivió la industria por la pandemia de COVID-19, la rentabilidad de los grupos ya supera los niveles previos a la emergencia sanitaria, algo que en gran medida ha sido favorecido porque la generación millennial demuestra cada vez más su intención por viajar, de acuerdo con el especialista.

En medio del proceso de reactivación de la economía, en mayo de este año la entrada de viajeros internacionales a México creció 12% respecto al mismo mes de 2021 y de 2020, según los últimos datos del INEGI.

Retoman el vuelo

Las restricciones a la movilidad durante la pandemia de COVID-19 golpearon fuertemente al sector aéreo y el tráfico de pasajeros fue el primero en reflejarlo.

ASUR, GAP y OMA comenzaron a dar cuenta de la baja de viajeros a través de sus terminales durante el primer trimestre de 2020, cuando el virus se propagó por diversos países y algunas naciones impusieron requisitos de entrada a los turistas.

Las caídas en tráfico se profundizaron durante el segundo trimestre de ese año, cuando el flujo de pasajeros tocó su menor nivel, con desplomes interanuales superiores al 85%.

El descenso en ingresos provocó que ASUR, OMA y GAP reportaran pérdidas durante el periodo por 520.2 millones de pesos, 180 millones y 946 millones, respectivamente.

A partir del tercer trimestre los tres grupos lograron revertir las pérdidas a medida que el tráfico comenzó a mejorar con la reapertura de actividades no esenciales.

La recuperación del turismo doméstico con el relajamiento del distanciamiento social y más tarde el llamado turismo de vacunas impulsó los viajes a destinos de playa y fronterizos.

Para 2021, el avance de la vacunación y el descenso gradual de contagios devolvieron la confianza a más viajeros, logrando que ASUR y GAP superaran niveles de tráfico prepandemia en el cuarto trimestre.

OMA es el único grupo que aún está por debajo de los datos de 2019 en flujo de pasajeros, pero está cerca de alcanzarlo.

Acciones también reflejan recuperación

El precio de las acciones de los tres grupos aeroportuarios refleja la recuperación tan acelerada que han experimentado tras el golpe que les asestó la pandemia y que provocó la caída de sus valuaciones.

De hecho, este año tanto GAP como Asur tocaron máximos históricos mientras que los títulos de OMA alcanzaron niveles no vistos desde 2020.

Por valor de mercado, GAP es la compañía con la capitalización más elevada, de 146,928 millones de pesos; mientras que la de Asur es de 123,819 millones, y la de OMA, de 54,034 millones, estima Bloomberg.

Monex prevé que las compañías continuarán presentando crecimientos de utilidades y flujo operativo en los siguientes trimestres y mejoró los precios objetivos de las tres emisoras.

Continúa leyendo: Aerolíneas en el mundo preparan su estrategia ante viajes de verano

Por Italia López y Mario Gámez