euro-dolar

12 de julio 2022 | 2:00 pm

Advertisement

Este martes, el euro alcanzó por un breve momento la paridad con el dólar por primera vez en 20 años, lastrado por las tensiones sobre la energía en Europa y el vigor del billete verde.

En operaciones matutinas, el euro, la moneda oficial en 19 países de la Unión Europea, registró un mínimo de sesión al precio de 1 dólar; más tarde, a las 12:15 p.m. (hora de la Ciudad de México), subió 0.17% a 1.0056 dólares, de acuerdo con datos de Investing.com.

Desde hace aproximadamente 20 años, la moneda no registraba un nivel que igualara el precio del dólar estadounidense. 

Su lanzamiento se remota al 31 de diciembre de 1998, cuando se anunciaron en Bruselas las tasas de conversión definitivas: 166.386 pesetas; 1.95583 marcos; 6.55957 francos o 1.936,27 liras por un euro.

El tipo de cambio indicativo frente al billete verde era de 1.1668 dólares, pero tras el primer día de cotización, el 4 de enero de 1999, subió a 1.1837 dólares.

También lee: Euro se desploma y llega a su nivel más bajo en dos décadas

2000: euro se hunde por debajo del dólar

Hace 22 años el euro se deslizó por debajo del precio equivalente a un dólar, de esta manera, la fortaleza de la moneda única europea no duró.

La economía estadounidense estaba en pleno auge en ese entonces y el euro cayó por debajo del umbral del 1 dólar en enero de 2000, hundiéndose hasta un mínimo histórico de 0.8230 dólares a finales de octubre.

Dos años después, el euro empezó a ser utilizado el 1 de enero por los ciudadanos de 11 países, estableciéndose el inicio de un periodo de doble circulación, con una retirada progresiva de las divisas nacionales hasta el 1 de marzo de 2002. 

En ese momento, las perspectivas económicas de la zona del euro y de Estados Unidos convergían, por lo que el euro rondaba la paridad con el dólar.

Euro se dispara a 1.6 dólares

La crisis financiera que se desató entre 2007 y 2008, llevó al euro a un precio de 1.6038 dólares, marcando un máximo histórico el 15 de julio de 2008; para noviembre del mismo año, la eurozona entró en una recesión que duró un año.

Por otro lado, en 2010, la Unión Europea se enfrentó a la crisis de la deuda, lo que dio origen a que la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI) rescataran a Grecia con 110,000 millones de euros de ayudas en mayo, en contrapartida a un severo plan de austeridad; para el mes de junio el euro cayó por debajo de 1.20 dólares.

El 25 de julio de 2012, el tipo de interés a largo plazo español se disparó por encima del 7.6%, lo que hizo temer que la eurozona estallara. Un día después, el presidente —en ese entonces— del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, declaró que la institución estaba “dispuesta a hacer todo lo necesario para preservar el euro”, tranquilizando a los mercados. 

Posteriormente, entre 2014 y 2015, la eurozona tuvo dificultades para regresar a un crecimiento sólido, además de que el BCE mantuvo una política monetaria ultraflexible.

En 2014, el euro cayó por debajo de 1.2 dólares; mientras que en 2015, a partir de una nueva ronda de flexibilización monetaria por parte del banco, el euro bajó a 1.05 dólares en marzo de 2015.

2016-2017: Brexit, Trump, Macron

En 2016, diversos acontecimientos políticos preocuparon a los mercados. La votación a favor del Brexit y la elección de Donald Trump a la Casa Blanca empujó a los operadores hacia el dólar, un valor refugio.

En enero de 2017 el euro se acercó a la paridad con el billete verde, a 1.0341 dólares. Ese mismo año, la elección de Emmanuel Macron a la presidencia de Francia tranquilizó en cierta medida a los mercados sobre el futuro de la eurozona. En febrero de 2018 la moneda única subió a 1.2555 dólares.

Para 2021 y 2022, la llegada del COVID-19 y posteriormente la invasión de Rusia a Ucrania, lastraron al euro. En principio, la pandemia empujó a la Reserva Federal y al gobierno de Estados Unidos a apoyar la economía estadounidense a toda costa, lo que hizo que el dólar bajara.

Sin embargo, en 2021, la Fed comenzó a dar señales de un endurecimiento de la política monetaria y comenzó a subir las tasas en el año en curso, a medida que el conflicto entre Rusia y Ucrania impide que el BCE actúe con rapidez para contrarrestar la inflación en Europa.

Ante este escenario, el par euro-dólar volvió a coquetear con la paridad a principios de julio, cuando la escasez de suministro de gas en Europa preocupaba, por lo que este martes se cotizó por un breve momento al precio de un dólar.

No dejes de leer: Peso obtiene ganancia de 1.85% en 1S22, pero cierra con su peor caída trimestral desde 2018

Con información de AFP

Advertisement