fbpx

22 de julio 2019 | 5:00 am

El mercado accionario mexicano atraviesa por turbulencias que le han costado bastante caro.

El S&P/BMV IPC, principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, ha retrocedido 1,554.63 unidades, equivalente a un ajuste de 3.60% en lo que va del mes, la mayor caída para un mes de julio desde 2008, dos meses antes de que estallara la crisis financiera.

De las 35 emisoras que componen el índice, solo ocho presentan rendimientos en lo que va del mes, donde destaca Televisa, con un alza de 7.24%

De las 28 emisoras que presentan ajustes, Alfa, Grupo México y Peñoles se llevan la peor parte.

En la parte local, siguen los recortes a las previsiones de crecimiento para el país, el último de ellos fue de UBS, que estima que el país crezca apenas 0.5% este año.

“La incertidumbre política está limitando el consumo de los hogares y poniendo en espera los proyectos de inversión privada. Si bien los riesgos externos no son pequeños, incluido el empeoramiento de las relaciones comerciales con Estados Unidos, creemos que las decisiones de política interna están en gran parte detrás del actual clima de incertidumbre”, publicó UBS en un reporte.

Los reportes financieros de las empresas al segundo trimestre del año han tenido resultados mixtos, de los que destacan las presiones sobre Alfa y sobresalen reportes como Walmart de México.

Por otro lado, el miércoles pasado, Pemex presentó su esperado plan de negocios 2019 – 2023, que no convenció del todo a los participantes de los mercados.

“La presentación del muy esperado plan nacional de Pemex entusiasmó muy poco. Estrategas internacionales consideran que es inminente una nueva baja en la calificación de la empresa del Estado, pudiendo presionar más el tipo de cambio y la Bolsa local”, comentó en un análisis Carlos Ponce, socio Fundador de SNX, Constructores de Patrimonio.

Moody’s y Standard & Poor’s  han dicho que por el momento no ven una afectación crediticia para Pemex, pero evaluarán los resultados del plan.

Peter Speer, analista para Pemex de Moody’s, dijo que el plan de negocios de Pemex no cambia su expectativa sobre el desempeño financiero y operativo, pero sí da mayor claridad sobre el apoyo del gobierno en 2020.

El viernes en tanto, los mercados mundiales sufrieron una gran decepción debido a una confusión en un discurso del presidente de la Fed de Nueva York, John Williams.

Hasta el jueves, el consenso del mercado estimaba un recorte de 25 puntos base en la tasa de la Reserva Federal para su reunión de finales de julio, pero las apuestas subieron a 50 puntos base luego de que Williams dijera que el banco central debe actuar con rapidez para evitar una desaceleración de la economía estadounidense.

Lo anterior tuvo que ser matizado por la Fed de Nueva York en un comunicado. “Este fue un discurso académico sobre 20 años de investigación, no se trataba de acciones políticas potenciales en la próxima reunión del FOMC”.