19 de noviembre 2018 | 5:00 am

En junio del 2016, los ciudadanos del Reino Unido decidieron abandonar a la Unión Europea. Como en un proceso de divorcio, las diferencias surgieron de ambos lados y a meses de que llegue la fecha de la ruptura definitiva, el panorama luce complicado, lo cual puede tener al peso mexicano como una víctima colateral.

Desde el 23 de junio del 2016, fecha en que se dio la votación sobre si permanecer o salirse de la Unión Europea (Brexit), la libra esterlina es la moneda más golpeada frente el dólar, al menos entre las más operadas a nivel mundial.

La divisa británica ha perdido 12.76% ante el dólar, desde junio del 2016. El peso mexicano ha caído 8.38% en el mismo lapso. Las tensiones han sido tales que, el 16 de enero del 2017, la libra marcó su nivel más bajo frente a la divisa estadounidense desde 1985.

“Ni la solidez de la economía británica, ni la histórica dureza de la libra, han logrado contener esta depreciación acelerada. Además, no se sabe cómo va a acabar la salida de la Unión Europea y eso se refleja en la libra”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base.

Al menos habrá dos eventos en el calendario del Brexit antes de que acabe el 2018. El primero, cuando se firme el acuerdo de separación entre el Reino Unido y la Unión Europea. El texto debe ser aprobado por al menos 20 de los 27 países miembros de la Unión Europea y 65% de su población, pero la prueba de fuego viene después.

La preocupación a nivel mundial se empieza a hacer más notoria y temas como el Brexit no contribuyen para encontrar momentos de calma.

“La aversión al riesgo genera un cambio en las posiciones de inversión. Los inversionistas, al tener miedo, dejan las posiciones que consideran riesgosas, entre las cuales se puede encontrar el peso mexicano”, comentó Siller.

El peso se encuentra entre la espada y la pared. Eventos internacionales como el alza de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos se suman a temas internos como la transición política, ambos dan como resultado mayor presión sobre la moneda. De finales septiembre a la fecha, la moneda mexicana se ha depreciado 9.17% ante el dólar.

De momento, el impacto del Brexit sobre el peso ha sido limitado, pero esto puede cambiar. Si las negociaciones sobre el Brexit se complican, podría traducirse en mayor presión para todos los mercados, empezando por Europa. Además, generaría aversión al riesgo y acabaría por contagiar a divisas como la mexicana, dijo Salazar.

En un escenario adverso, una caída -constante- del peso se puede traducir en problemas inflacionarios para el país, lo que obligaría al Banco de México a subir su tasa de interés. Hasta el momento, la tasa de interés en México se encuentra en 8% y los analistas están divididos sobre si en diciembre el banco central aumentará otros 25 puntos base.

Una elevada tasa de interés sirve para retringir la liquidez en el mercado y contener las presiones inflacionarias, pero encarece los créditos y limita el crecimiento económico.

Los pasos del rompimiento

Una vez acordado un tratado de retiro y un bosquejo de sus futuras relaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea, el acuerdo se debe presentar a la Cámara de los Comunes.

Theresa May necesitará todo el apoyo de su bancada (conservadora) y cerca de 85 laboristas. “Vienen tiempos complicados y álgidos sobre ese tema y sin duda la voltilidad sobre la libra se va a mantener”, dijo James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

Caídas en los mercados accionarios como las defebrero y octubre, la recesión económica en Sudáfrica, problemas económicos y políticos en Turquía y Argentina y el Brexit, hacen que la aversión al riesgo aumente.